Locales

Cambiemos reconoció más demanda en los comedores y responsabilizó a consejera vecinalista por la obra de la Escuela 54

15.04.2019 Leída: 1288 veces



Guillermina Iriarte y Silvana Canosa Marcos, consejeras escolares de Cambiemos, se refirieron en un encuentro con la prensa a la demora en la ejecución de la obra del techo de la Escuela 54, responsabilizando a la tesorera del Consejo Escolar, la vecinalista Carolina Sabarots, por “no rendir en tiempo y forma” fondos afectados a obras en establecimientos educativos. Y también relativizaron la problemática de los cupos del Servicio Alimentario Escolar, al indicar que se debe realizar una auditoría previa “porque no todos los cupos otorgados son usados por los chicos para comer, por la dinámica diaria de la asistencia a las escuelas” y estimar en algo más de 100 cupos los que estarían en lista de espera, contra los más de 1000 que denunció el interbloque peronista.
Horacio Espeluse, presidente de la bancada, sostuvo en primer término que “es necesario formular algunas aclaraciones a planteos de los últimos días respecto del arreglo del techo en la Escuela 54, que viene de años y se han realizado gestiones ante el Gobierno provincial para que se destrabe esta situación, y por eso convocamos a nuestras consejeras para llevar tranquilidad respecto de cómo va a continuar esto”.
En torno a este tema, Guillermina Iriarte aseguró que “como no se rindieron los fondos de trabajos anteriores en tiempo y forma, como en cualquier procedimiento administrativo del sector público, no se liberan fondos nuevos hasta que no se rindan los anteriores”. Por esta cuestión responsabilizó a la tesorería del Consejo Escolar, y ante la repregunta de la prensa, a la consejera a cargo de ese rol, la vecinalista Sabarots.
Cupos en comedores
Respecto de los cupos en comedores, Iriarte negó que falten, y advirtió que todos los años se solicitan los cupos en marzo y se aprueban en abril, por lo que esta cuestión estaría en trámite actualmente. “Estamos hablando de los tiempos previstos para este procedimiento. Sí podemos decir que hubo un incremento de la demanda respecto del año pasado, y lo notamos cuando recorremos las escuelas. Pero el Servicio Alimentario es una política de estado y las escuelas están recibiendo alimentos de buena calidad y cantidad. Lo que existe desde 2015 es una auditoría que se hace para hacer la supervisión del Servicio, que controla la calidad de los alimentos, que lleguen a las escuelas y el tema de los cupos. Y se hace porque en muchos distritos había corrupción y en los comedores escolares se quedaban con la comida de los chicos”, sostuvo.
Esa auditoría, admitió Canosa Marcos, todavía no tiene fecha de realización. Y además de aclarar que “los chicos no esperan un plato de fideos sino el Servicio Alimentario”, estimó en algo más de 100 los cupos de comedor que se pidió incrementar para el año en curso.