Regionales

Elke Aymonino llega a Quelaromecó

11.01.2018 Leída: 102 veces

El sábado 13, a la hora 22, se presentará la gran Elke Aymonino con su show "Todo cerrado y cuanto viento adentro", una luz sobre la vida y tangos de Ada Falcón, en el Espacio de Arte Quelaromecó.

Espectáculo músico teatral. La trama gira en torno a la vida de Ada Falcón, cantante argentina (1905-2002), y con ella sus canciones. Una actriz y cantante trae al presente a la “emperatriz del tango” desplegando una poética en relación a la propia existencia, tejiendo un cruce entre el teatro, la música y la puesta en escena.

A lo largo del espectáculo van apareciendo fragmentos de la vida de esta cantante paradigmática no solo por su voz sino por su decisión de reclusión, reconstruyendo así, piezas musicales de los años ‘30 y otras más contemporáneas.

Como todos los años, Elke desde muy pequeñita veranea en Claromecó. Durante esa época estos aires fueron su fuente de inspiración. Junto a amiguitas inventaban obras de teatro e invitaban a los vecinos a presenciarla en el patio de Laura Chalde, las cortinas de los ventanales eran usadas como telones. También en la playa hacían sus presentaciones junto a Laura y Karina Moccio (hoy la reconocida Karina K), mientras Elke cantaba, las chicas hacían piruetas de excelencia. De allí en más no paró con su pasión.

Su vida transcurre en Tolosa (La Plata) ejerciendo la docencia dando clases de teatro en escuelas primarias; el canto, la actuación y el clown. Es compulsiva asistente a espectáculos teatrales en Capital Federal en donde afirma hay producciones muy grosas.

En Junio estuvo actuando en Nueva York y en Julio en Alemania (allí va cada 2 años), en donde siempre trabaja con una orquesta que tiene 16 acordeonistas, con los cuales hace recitales de tango; el Director traduce los arreglos de Elke para los acordeones que agrupa en 4 sonidos distintos y suenan como una orquesta argentina, pero ella rompe con lo prolijo dándole el carácter arrabalero del tango. Si bien no habla el alemán, y entiende poco, su forma de comunicación es desde lo corporal y se divierten mucho. Opina que a diferencia del folclore que se ha aggiornado gracias a Abel Pinto, la Sole o Luciano Pereyra, al tango no le ha sucedido lo mismo, solo se ha desestructurado con Piazzolla y jústamente es lo que se escucha en Europa. En Berlín toca en una milonga en donde la primera vez que fue a cantar allí, corriendo el año 2004, lo que se escuchaba era tango electrónico, fusión del tango clásico con los sonidos electrónicos. También estuvo en Hamburgo, en el Instituto Cervantes haciendo un espectáculo sobre Borges y el tango. Le da mucho placer llevar el tango a otras latitudes.

No hace el tango puro, va más bien para el lado de Tita Merello, con ese fraseo, con esa manera de decirlo muy particular. Está buscando su propio estilo y ese camino es el del tango arrabalero, que linda con la protesta, pero también con lo cómico.

El año pasado su presentación en el Espacio de Arte Quelaromecó, fue casi una comedia musical, aunque ella opina que para eso faltaría baile y no podría clasificarlo en un estilo, pero que jústamente es lo que tanto gustó en Nueva York.

La música, la canción, provoca sensaciones instantáneas, ya sean de nostalgias, de tristeza o alegría. Su actuación ridiculiza mucho el baile, la estética corporal, se desprende del límite del cuerpo.
Para Elke, Claromecó es su lugar en el mundo. Siempre dice que cuando no la encuentren por ningún lado, que la busquen acá.

Voluntariado

Era muy joven y pretendía transformar el mundo. Conoció a Natty Petrosino, quien fundó el Hogar Peregrino San Francisco de Asís de Bahía Blanca y se unió para ayudar con la gente que sufre condiciones extremas de pobreza. Este ímpetu por mejorar las cosas, la llevó a Rusia, también junto a los indios Huarpes en Mendoza, y a los Wichis en Formosa. Esta experiencia la llevó a vivir situaciones muy muy dolorosas, pero también otras muy muy maravillosas. Su voz fue su instrumento, su intento fue abrir otros mundos y posibilidades. Hizo un viaje a la miseria, tuvo contacto con la deshumanización, con el daño que puede provocar el hombre. Todo fue un aprendizaje y una necesidad de modificar realidades.