Deportes

Exitosa edición de la Travesía de la Primavera 2018

25.09.2018 Leída: 1538 veces

Finalizó exitosamente otra edición de la Tradicional Travesía de la Primavera. Su organizador Gustavo Galch, realizó previamente el recorrido de todo el trayecto el día viernes y lo encontró ideal para disfrutarlo.
El sábado comenzaron la travesía en Miramar, pero justo en el momento en que se agruparon para partir, los atacó una tormenta violenta, con vientos huracanados, lluvia, granizo y rayos por doquier, e hizo que la salida fuera casi un escape al tamaño rigor climático. Los más afectados, lógicamente fueron los que iban en motos, cuatris, areneros y utv, pero la soportaron dignamente.
La arena quedó más firme por tanta agua (casi 100 milímetros en un lapso corto), no obstante ese tipo de arena nunca se consolida, pues está formada por granos gruesos y parejos, lo que hace que no se compacte. Al carecer de granos finos, no se estructura y siempre tiene punto de quiebre. Muy distinta a la arena de Claromecó, que además de ser fina, los granos son dispares y se compactan más.
Una vez en marcha, los arroyos que se preveían complicados, no lo fueron tanto, aunque no por ello fueron fáciles.
La lluvia fue haciéndose más débil, hasta desaparecer a las 14 horas, momento que aprovecharon para detenerse en una clásica olla con bosque para almorzar, descansar y secar ropas junto a una fogata.
El grupo de Gustavo, disfrutó de chuletas al disco, con hermoso panorama para luego seguir camino.
Por entonces, ya se habían formado más de 10 grupos que se fueron cruzando en varios sectores de playa.
En Necochea, hicieron noche, algunos fueron a hoteles, otros a cabañas y muchos más a campamento en el bosque al pie del Blanco, donde disfrutaron de fogatas, asados y un cielo estrellado.
El domingo, a la hora 9, los que estaban en Necochea, partieron sin reagruparse para ganar tiempo y disfrutar de ese único desierto amplio de la Provincia de Buenos Aires.
Como muy pocas veces, no hubo viento y permitió en la cima del cordón del Blanco no masticar arena mientras miraban, como es lo habitual. Un buen asado y descanso de por medio, y a seguir trepando hasta las 15.
La próxima parada, casi obligatoria, fue el Barco Encallado, y luego fueron por la bajada del Cristiano Muerto al arroyo.
Finalizaron en Claromecó a la hora prevista, lugar en donde terminó esta nueva edición y se despidieron hasta la próxima: la Travesía de la Primavera 2019.