Locales

Geriátrico: “Además de comer excrementos, les daban alimento para perros” dijo De Francesco

31.01.2018 Leída: 13026 veces


La Subcomisario Alejandra De Francesco, titular de la Comisaria de la Mujer y la Familia se refirió a la situación producida en el geriátrico de la avenida Güemes, luego de la decisión de la justicia de realizar una inspección que derivó en el hallazgo de los abuelos, “algunos de ellos atados” y, según dijo la funcionaria policial, “un joven autista, el que no tenía pañales, y se tocaba y se llevaba las manos a la boca, tenía materia fecal en la cara cuando llegamos”.

“Les daban comida para perro”

De Francesco dijo que “la mayoría no tenía familiares, muchos nos dicen que los dejaban entrar hasta la puerta, incluso hicimos un relevamiento vecinal y nos dijeron que se escuchaban gritos constantes de los abuelos, tengo el testimonio que a una señora le daban comida para perro; las condiciones de higiene del lugar eran desastrosas, no tengo palabras para describir lo que vi ayer, hace 18 años que soy policía y no puedo entender como esa gente inescrupulosa encima lucra con esta gente, aunque seguramente después escucharemos la otra versión de que las cosas no son así, pero yo estoy segura porque yo lo vi y lo documenté”.

De Francesco afirmó que “tomamos intervención a raíz del aviso de una empleada de lo que constataba como se le dispensaba el trato a los abuelos, nos pusimos en comunicación de la fiscalía y dispuso que región sanitaria con la médica de policía fuese a corroborar esa versión y cuando llegamos nos encontramos con un estado horroroso”.

“Nunca te acostumbras a esto”. “A mí no me lo contaron, lo vi”

“Nunca te acostumbras a esto, al maltrato, a denigrar a una persona, no te acostumbras nunca, los abuelos atados, con sus necesidades hechas encima, sarna, piojos, algunos lastimados, otros ulcerados, todos desnutridos, un lugar que no tenía luz desde hace ocho o nueve días, no me lo contaron, lo vi, terrible, calamitoso, malcomidos, por lo que se ordenó el traslado inmediato de todos los abuelos, y Patricia Crespo continúa con las actuaciones para que Región Sanitaria clausure definitivamente el lugar. De los abuelos trasladados, dos están en salud mental y el resto en el geriátrico, había chicos atados, chicos autistas”, agregó.

Se hizo un trabajo prolijo, que nos dejó con la satisfacción de haber rescatado a los abuelos, y nos preguntábamos qué pasaba si tardábamos en llegar”, “fue terrible, todos tenemos abuelos y uno no se acostumbra a estas situaciones”, relató.

“Denunciar en la Comisaría de la Mujer es ayudar a alguien, puede salvar una vida”

“Siempre dije en varias oportunidades que hay cosas que pasan acá al igual que en el conurbano y necesitamos el compromiso del vecino honesto, nosotros actuamos a través de denuncias, porque cuando pasa una fatalidad, todo el mundo sabía, pero tenemos que dejar de tener ese resquemor de venir a la comisaria, cuando alguien viene a la comisaria viene a ayudar a alguien, espero que de una vez por todas los tresarroyenses aprendamos a ser solidarios y que un testimonio puede salvar una vida”.