Locales

Inversores chilenos interesados en la exLaso

18.12.2018 Leída: 2683 veces

Para los próximos días se espera en Tres Arroyos la llegada de un grupo de inversores chilenos que le habrían puesto el ojo a las plantas de la exLaso (actual 3Arropyos SA) ubicadas en nuestra ciudad y Pilar, cuya empresa propietaria ha pedido a la Justicia la apertura de un concurso preventivo de acreedores, debido a la crisis por la que atraviesa y el endeudamiento que obligó a la paralización de las actividades.

El prestigio de la marca y la calidad de los productos, ha motivado la presencia de inversores, quienes son esperados para los próximos días.

El personal, que por estos días viene recibiendo minúsculas acreditaciones a cuenta de salarios caídos en sus cuentas sueldo, fue anoticiado de la situación y se recomendó la presentación de la planta en el mejor estado de higiene y funcionamiento.

"Es cuestión de poner materia prima y apretar el botón de arranque", dejó trascender una fuente del personal, asegurando que el estado de la maquinaria es óptimo y se puede poner en marcha en cualquier momento.

AGUAS DIVIDIDAS

Pudo conocerse que los criterios puestos de manifiesto por el personal de Tres Arroyos están divididos en dos grupos por partes iguales. Uno que concurre y cumple con sus turnos y solo percibe lo poco que le van acreditando en sus cuentas, y otro que es el que maneja el stock y ha puesto en venta mercadería en el comercio local y a particulares, distribuyendo entre los trabajadores lo percibido, bajo un convenio que los que no participan de esta operatoria, consideran poco sustentable en el marco legal, y temen estar cometiendo un error, que podría aprovechar la empresa para reprochar en algún momento.

Ayer trascendió que en el mismo juzgado donde está radicado el concurso, se habría dado cuenta de la situación de venta de mercadería por parte del personal, inclusive aportando la empresa, reflejos periodísticos de lo que ocurre con el producto que se comercializa, no conociéndose a fondo cuál es la intención de notificar la cuestión. Lo cierto es que los inversores interesados en la compra de la fábrica, llegaría en sólo días para conocer en el mismo escenario industrial, de qué se trata.