Locales

La evocación a reseros y payadores, en un acto pleno de tradicionalismo

22.07.2018 Leída: 1135 veces

Un acto con gran espíritu tradicionalista se concretó, con la presencia del intendente Carlos Sánchez y otras autoridades, para homenajear a payadores y reseros en torno al monumento ubicado en las avenidas Libertad y Aníbal Ponce.
En primer término se descubrió la placa homenaje a Catino Arias, el primer payador tresarroyense, y en sus palabras, el presidente de la Agrupación organizadora, Eduardo Barú, destacó también la figura del payador Luis Barrionuevo, que por haber recibido uno de los numerosos premios a los que se ha hecho acreedor en su destacada trayectoria, no pudo estar presente en el encuentro.
“Hoy han cambiado las cosas, pero traer un animal del campo, enlazarlo de una tropilla, es una tarea tan difícil que hoy tenemos que reconocer lo mucho que han hecho estos hombres. Lo que han forjado Luis Barrionuevo y las autoridades municipales es algo lindo, y tengo que agradecer también a los amigos que nos ayudan, al Comando de Prevención Rural que funciona en la feria de donde salían los reseros y son tan fieles custodios de este monumento, al intendente gaucho que tenemos en Carlos Sánchez, a los centros tradicionalistas, por estar acompañándonos hoy”, reseñó Eduardo Barú.

“Mirando los cimientos haremos crecer el país”
El jefe comunal, en tanto, se mostró orgulloso de poder participar de un homenaje tan sentido a la gente del tradicionalismo local y de la región. “Los que queremos la tradición no pensamos en el frío y el clima, nos importa estar homenajeando al payador, al resero, cosas que vienen de muy adentro de nuestra patria grande, la Argentina, y nuestra patria chica, Tres Arroyos. Me pone muy contento la presencia de tantos vecinos de la ciudad y de las localidades, es muy importante que estemos acá y le mostremos esto a la juventud, el reconocimiento y el homenaje que hay que hacerle a nuestros antepasados. A esos payadores que siguen cantando con esas décimas que muestran la viveza criolla tan nuestra, en el buen sentido, y la habilidad de improvisar que han aprendido aquí en nuestra tierra. Estos son nuestros cimientos, nuestras bases como argentinos, por eso me gusta ver que hay chicos, jovencitos, que toman la guitarra y también siguen esa tradición. Es mirando esos cimientos que vamos a hacer crecer el país”, sostuvo Carlos Sánchez, quien refirió que su abuelo fue resero.
El intendente destacó el trabajo de todo el año de las agrupaciones tradicionalistas, y repasó las gestiones efectuadas hasta que se concretó el Monumento donde hoy se realizó el acto. También puso énfasis en la ayuda que brindó la entonces senadora Graciela De Leo, y el trabajo del escultor Sergio Caraduje en la obra.

La historia de Catino Arias
A su turno, el locutor Germán Soriano brindó una reseña acerca de Constantino “Catino” Arias, de quien es sobrino nietor. “De muy pibe, Catino payaba con otro payador de la familia que no fue conocido, mi abuelo Félix Arias, con una escoba simulando ser una guitarra. Así hizo sus primeros versos y a los veintipico de años decidió ir a Buenos Aires a probar suerte. Su padre, don Manuel, le dijo que tendría que arreglárselas como pudiera, y la cosa se puso distinta. Pero Catino se fue, se arregló como pudo, y cuando en la vieja cocina de mis abuelos escuchábamos sus payadas por la radio, y después por la televisión, don Manuel decía, orgulloso, ‘ese es mi hijo’”, recordó.

Reconocimientos
La entidad organizadora entregó reconocimientos al resero Francisco Ramos, a la agrupación El Zorro, al tradicionalista Víctor Sancinetto y al amansador de caballos Quique Rodríguez.
Se disfrutó además de la presencia de la danza de calidad, con una pareja del ballet El Caldén; y la música de la mano de la Banda Infanto Juvenil San Cayetano.
Posteriormente se concretó el almuerzo previsto en el Club Independiente.