Policiales

Los exjefes policiales desafectados llegaron a Crónica y su abogado dispara contra la justicia

05.02.2018 Leída: 2831 veces


El caso de los tres jefes policiales desafectados en Tres Arroyos cuando cayó la llamada “banda de los techeros” cobró relevancia nacional en las últimas horas, cuando apareció la noticia en Crónica con una curiosa interpretación: “Le abrieron un sumario a varios policías por no querer trabajar con la pareja de un superior”, rezaba el zócalo periodístico en pantalla, mientras declaraba para el medio el abogado de Caballero, Aranzábal y Morales, el doctor Sergio Roldán. El letrado, en diálogo con LU 24, atribuyó esta hipótesis a la lectura que Crónica hizo de los hechos a partir de material que le habrían suministrado los propios policías, no obstante lo cual advirtió que “Caballero siempre lo dijo: esto fue un pase de factura por no aceptar el pedido de la fiscal Verónica Vidal de incorporar al policía Julio Rodríguez al área de Investigaciones. Ese pedido yo lo tengo, y está incorporado a las actuaciones”.
Roldán también repasó la situación de cada uno de los exjefes, al recordar que “Caballero fue pasado a retiro cuando le faltaban tres años para jubilarse con una jerarquía mayor, situación que vamos a reclamar; Aranzábal está trabajando como segundo jefe en la DDI de Necochea, y Morales está en Bahía Blanca, muy cerca de un jefe policial regional”.

“Se probó que la justicia cometió un delito queriendo probar otro que no existía”
“No sé si esto fue utilizado políticamente, pero el legajo y la foto de Walter Caballero fueron difundidos en el programa Periodismo para Todos, de Jorge Lanata, y por el diario Clarín. Y si bien es cierto que nadie quiere que los policías cometan delitos o reciban dinero de coimas, porque son una de las patas que tiene que combatir estas situaciones. Pero lo que se probó, por lo que la Cámara me hizo lugar apartando de la causa al secretario Fabricio Alé y luego al fiscal Gabriel Lopazzo, es que en el Ministerio Público de Tres Arroyos se cometió un delito para intentar probar que la cúpula policial cometía delitos. Y además me tuve que defender de una denuncia que Lopazzo me hizo ante el Colegio de Abogados de Bahía Blanca por presuntas amenazas, cuando en realidad lo amenazado por la actuación de fiscales como él es la administración de justicia. Me sorprende que el procurador Conte Grand no aparte a estos representantes del Ministerio Público, porque estamos ante el riesgo de que se armen causas utilizando la figura de funcionarios afines a la corporación, y por allí, mientras consideramos que en Tres Arroyos se administra justicia correctamente, lo que pasa en realidad es una vergüenza. Cuando se abusa del poder que da una investidura se incurre, justamente, en abuso de poder, y entiendo que esto debe terminar en juicio político y en el apartamiento de quienes cometen estos abusos. Yo voy a ir hasta las últimas consecuencias”, sostuvo el abogado Roldán.