Policiales

Quedó en libertad el acusado de robarle el celular a un hombre que agonizaba en la calle

28.10.2017 Leída: 2241 veces

Foto: La Brujula Digital

Quedó en libertad ayer Martín Darío García, el hombre acusado de robarle el celular a un hombre que murió mientras realizaba ejercicios físicos en el barrio Patagonia de Bahía Blanca.
Según pudo saber La Brújula 24, en su declaración indagatoria ante la fiscal Paula Pojomosvky, Martín García dijo que se llevó el teléfono celular de Roberto Antonio Mónaco para intentar desbloquearlo y así darle aviso a la familia.
García, que vive cerca, relató que llegó cuarto o quinto al lugar del hecho y que, para ese entonces, el celular ya se lo había retirado otra persona. El acusado asegura que intentaron desbloquearlo entre varios vecinos y que la secuencia termina con él llevándoselo para llamar algún familiar y así poder darle aviso a la familia de la tragedia. No querían que se enteren por la prensa.
Además, el hombre afirma que su esposa envío un mensaje desde su teléfono al grupo de Whatsapp del barrio para intentar ubicar a los familiares de esta persona o pidiendo datos sobre este accidente.
Por otra parte, y según fuentes de la UFIJ Nº 15, ayer se presentó de manera espontánea una vecina de la zona que estuvo en el lugar del hecho, que luego se comunicó con García y que asevera que su relato es real, por lo que le parecía una injusticia lo que le había pasado a este chico.
Desde la fiscalía afirmaron que según la actitud del acusado, su relato y el testimonio de la vecina, el testimonio es creíble. De todos modos, seguirán buscando pruebas y analizando los datos para llegar a la verdad.
Ahora la fiscal tiene 40 días para decidir si la causa se eleva a juicio o no.
El hecho
El triste acontecimiento ocurrió el jueves por la tarde, en la esquina de calles Pilmayquén y Tres Sargentos, cuando Roberto Antonio Mónaco, de 61 años, cayó desmayado súbitamente mientras corría y a pesar de que varias personas intentaron auxiliarlo y de que fue trasladado al Hospital Penna, el hombre no pudo sobrevivir.
En el centro asistencial, los profesionales que lo asistían notaron que el cadáver llevaba colocada una funda de celular y un par de auriculares, pero que no tenía ningún teléfono. Rápidamente se alertó dicha situación a los uniformados y, junto con los empleados del CeUM, comenzaron a analizar las cámaras del sector.
Así pudieron observar en la filmación que un hombre se acercaba al tumulto de gente, tomaba el celular y se subía a una Fiat Strada. Luego, teniendo ya el número de la patente, pudieron ubicar al dueño del vehículo quien dijo que se lo había vendido a García hacía pocos días. Los agentes lo contactaron, lograron que fuera al Destacamento Patagonia, y al llegar al lugar encontraron el teléfono en su poder, un iPhone S, y un juego de llaves de Mónaco.
García, de 31 años, había sido detenido horas después del hecho por el delito de hurto y había sido alojado en la comisaría Primera. Sin embargo, tras prestar declaración ante la fiscal Paula Pojomovsky, recuperó la libertad teniendo en cuenta que se trata de un delito excarcelable y que no tenía antecedentes. Sin embargo, el acusado quedó imputado por el delito de hurto calamitoso.