Provinciales

Subieron las tasas y quedó “en el limbo” una línea de créditos PyME anunciada por Macri

17.03.2019 Leída: 966 veces

El 27 de febrero el presidente Mauricio Macri anunció una línea de financiamiento por 100 mil millones de pesos para pequeñas y medianas empresas que debía estar disponible en 27 bancos públicos y privados desde el 1 de marzo, pero la idea agoniza sólo menos de un mes después: el aumento de 14 puntos de la tasa de interés que produjo el Banco Central desde ese día dejó al plan herido de muerte.
El Gobierno lanzó su propia versión de la famosa película hollywoodense "Kramer vs. Kramer", que en este caso podría denominarse "Macri vs. Macri": es que el Presidente presentó una "ayuda" de financimiento para Pymes por 100 mil millones el 27 de febrero, pero tan solo 17 días después el plan está herido de muerte por las tasas de interés que el propio Gobierno impulsa como única medida para contener la inflación.
Tal como consignó Página 12, la línea de crédito a las Pymes que anunció Macri con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, a su lado a fines de febrero tenía como objetivo darle oxígeno a la economía de las empresas en medio del pozo que el propio Gobierno las metió, pero todavía no se pudo implementar correctamente por el aumento de 14 puntos de la tasa de interés que produjo el Banco Central desde ese día.
Con esa disparada de las tasas, que superan en la Argentina los 60 puntos, el plan quedó, literalmente, herido de muerte y condicionado evidentemente a una política que es la única que el Ejecutivo usa para frenar la inflación.
Tal como en su momento pasó con los contratos de Participación Público Privada para obra pública, ahora los préstamos debían estar disponibles en 27 bancos públicos y privados desde el 1 de marzo, pero eso no se implementó en la mayoría de las entidades.
“Estos créditos van a ayudar en esta transición a cruzar el puente entre lo que nos pasó y esta nueva normalidad en la cual estamos entrando. Esto es una ayuda hacia la normalidad, gracias a que estamos logrando una estabilidad cambiaria y tenemos un Banco Central con una política monetaria muy clara”, aseguró el mandatario el 27 de febrero desde Timbúes, Santa Fe, en la presentación de los préstamos para capital de trabajo y exportaciones de las Pymes.
Sin embargo, sólo días después la supuesta normalidad y la deseada estabilidad cambiaria trastabillaron con la disparada del dólar que todavía ejerce presión a la que el BCRA respondió con un fuerte incremento de la tasa de las Leliq para frenar otra corrida. Los intereses pasaron del 49,98 por ciento que había cuando Macri lanzó los créditos al 63,74 por ciento actual.
La reacción de la banca privada frente al cambio de condiciones fue dejar en suspenso la nueva línea de financiamiento subsidiado y encarar una negociación con Sica y el titular del Central, Guido Sandleris, para garantizarse que cobrarán rápido y el total de la diferencia entre la tasa a la que deberían salir los créditos, entre 24 y 29 por ciento anual, y los intereses por arriba del 63 por ciento de las Leliq.

Fuente: Política Argentina