Locales

Trabajadora Social de la ciudad fue seleccionada por la Fundación “Alma” para viajar a Chaco

31.07.2017 Leída: 1315 veces


La Trabajadora Social Laura López fue seleccionada por la Fundación “Alma” para viajar del 1 al 9 de septiembre próximo a El Espinillo, Chaco, como parte de un equipo sanitario que llegará a la localidad a prestar atención sanitaria.
“Es una gran posibilidad para mi, que espero desde el 2009 para poder viajar. Me convocaron hace 15 días para avisarme que había quedado seleccionada para viajar a El Espinillo, en Chaco. Es una localidad de 1200 habitantes con 12 parajes alrededor. Viajamos de 1 al 9 de septiembre. En el equipo somos 2 trabajadoras sociales, 3 odontólogos, 3 pediatras y 3 generalistas”, detalló Laura.
“Hace mucho que lo estoy esperando. Envié mi currículum varias veces y no había tenido respuestas. Hasta que me contacté con la Dra. Graciela Mirmi, quien ya viajó en el Tren Alma y ella misma me hizo contacto directo. En el momento no sumaban nuevos voluntarios y esta vez es la primera vez que incluso llegarán a este lugar”, indicó.
Explicó que se trata de una localidad donde en su mayoría son Tobas. Dijo que “es una zona endémica de chagas, tuberculosis y dengue. La situación sanitaria es bastante complicada y con pobreza extrema. Allí fue difícil la apertura de la comunidad para lograr que llegue la atención sanitaria”.
López mencionó además que actualmente el tren esta reparación y funcionará como tal el año próximo, por lo que “este año el viaje es en avión y nos irán a buscar”.
Por su parte, la Dra. Mirmi, consideró que “es jugado lo de ellos, porque nosotros vivíamos en el tren, ellos van sin nada, van a un puesto sanitario donde no saben con que se van a encontrar. Van a la deriva y como medio de campaña”.
Recordó su primera experiencia y dijo: “la experiencia te atraviesa y no te olvidas nunca. Es un tren sin máquina, te van remolcando y te encontrás con una población que te está esperando como si fueras los reyes magos. Esperaban sin protestar. A mí lo que más me impactó fue la pasividad de la gente de esos lugares, el desconocimiento de la falta de derechos, ellos son muy pobres pero no son nada violentos”, destacó.