Policiales

Sánchez molesto: Tres Arroyos no participará el Consejo Provincial de Seguridad

26.11.2017 Leída: 1772 veces

El hecho que las autoridades municipales locales hayan sido ignoradas totalmente por el Ministerio de Seguridad en cuanto a no comunicar, tan siquiera informalmente el apartamiento de Policías (8 ó tal vez 9) por presuntas irregularidades, (aunque no esté escrito en ningún lado que deben hacerlo) irritó al Intendente que tomó la determinación de no concurrir el lunes y martes a la Reunión del Consejo Provincial de Seguridad y pedirán una audiencia con el Ministro Ritondo para hacerle conocer personalmente la molestia. Dicen que hasta se habría pensado en “devolver” el sistema de Policía Comunal y que la Provincia se haga cargo.

ACCIONAR POLICIAL INDEBIDO

Bajo ningún punto de vista, ningún ciudadano coherente admite el hecho de una “violación de domicilio” por parte de la Policía si las cosas son como se relataron que fueron.

El caso del intento de demolición de un rancho de chapas en la calle Rondeau hace semanas, por parte de una comisión policial, se encuadra en un abuso de parte de la autoridad que lo dispuso, aunque ponga como excusa que recibió una instrucción de parte de una autoridad política.

Está mal acá y en la China.  Quien puede dar la orden de desalojo y la eventual demolición de una vivienda construida supuestamente en un terreno ajeno, y el desalojo compulsivo, sólo lo puede disponer un Juez.

Acá la cosa no fue de esa manera. Fueron y rompieron.  Llegó la Policía y actuó. Y a las pocas horas se dieron cuenta que no era lo que correspondía y trataron de volver todo atrás, inclusive hasta pidiendo disculpas.

El caso se viralizó en las redes sociales y en los medios de comunicación de Tres Arroyos.

El análisis efectuado en el ámbito superior de la Policía de la Provincia y en el Ministerio de Seguridad, obligó a una llegada de auditores de Asuntos Internos que se interiorizaron de la cuestión y quienes también tienen una copia de lo actuado en el ámbito de la Fiscalía que abrió una causa sobre el tema.

Ocho subalternos del Comisario y el mismísimo titular de la Dependencia de Pringles 66 se llevaron puestos. Están suspendidos. Desafectados. No tienen jerarquía policial, ni arma, ni uniforme, ni chapa ni credencial. Sólo cobrarán una parte del sueldo y la separación es preventiva para que no entorpezcan el accionar interno y de la Justicia.

Para justificar la medida, al Comisario Blanco también le ponen como cargo que trasladó a una policía por lo que “él consideró una falta grave” y por indicación del “Jefe Jefe” de la Policía Comunal que no es otro que el Intendente Carlos Sánchez. Es por el ultraconocido incidente en San Mayol donde le reprocharon a esa misma policía que usaba el patrullero para llevar a sus hijos a la escuela, la mujer amenazó al intendente con meterlo preso si no bajaba el tono de una discusión con un vecino en la pequeña localidad, y levantó la voz a una funcionaria municipal del Area Seguridad.

También le observarían a Blanco supuestas irregularidades con el manejo de tarjetas para la compra de Combustible, cuando bien se sabe que la Policía Comunal compra y usa combustible provisto y pagado por la Municipalidad.

TODOS SABIAN MENOS SANCHEZ

La notificación de la conclusión de la Auditoría de Asuntos Internos, tuvo un viaje corto. Por más que “dicen que son autónomos y no deben dar cuenta de sus determinaciones”, igualmente hay un camino político-operativo que tiene que recorrer.

El mismísimo Ministro Ritondo y sus más inmediatos colaboradores conocieron qué se iba a hacer con los efectivos de Tres Arroyos, el martes de la semana pasada.

Ese mismo día, la data fue pasada a la Regional Sur con asiento en Bahía Blanca, la que hizo saber (al parecer informalmente) la novedad al titular de la Departamental con asiento en Tres Arroyos. Ahí la noticia dejó de viajar en el ámbito institucional y político, pero ya eran muchos los que la estaban sabiendo. Si bien los Policías son considerados “apolíticos” y nunca opinan de política partidaria en sus exposiciones públicas, se entiende que tanto el Superintendente zona Sur y el Jefe de la Departamental le sonríen a Cambiemos. Hoy el Jefe de la Departamental está de vacaciones.

En esa línea, el intendente de Tres Arroyos Carlos Sánchez y  el   Secretario de Seguridad, Dr. Werner Nikel fueron ignorados totalmente de la determinación tomada y se enteraron de manera indirecta que habían llegado las notificaciones para los 9 policías que a la postre ya dejaron momentáneamente su trabajo ayer.

El Jefe de la Policía Comunal, el sábado, al medio día dijo desconocer alguna medida y que solo sabía lo que había leído y escuchado, pero que no tenía ninguna documentación para notificar, lo que efectivamente ocurrió horas después.

EL MUNICIPIO MUY ENOJADO

Desde el Municipio no se disimuló el enojo y malestar por esta cuestión. “Me pasaron por arriba como alambre caído” habría dicho Sánchez a uno de sus inmediatos colaboradores.

Es la segunda vez en los últimos tiempos que ello ocurre. Si bien se dice que operatoriamente Asuntos Internos no le tiene que informar a nadie, es ético que si el Jefe de la Policía Comunal es el Intendente  y el Municipio el resguardo logístico de las operaciones, debería haber sido anoticiado, aunque más no sea, de manera reservada o “secreta” si se lo quiere llamar de alguna manera.

Es un hecho repetido. La primera vez fue hace un año cuando “descabezaron la cúpula policial local” ante la supuesta responsabilidad relativa en algún ilícito, y debieron dar marcha atrás meses después  reincorporando a todos libres de culpa y cargo, menos al Jefe de la Departamental que se Jubiló. Ese hecho fue irritante para el Municipio.

Aunque después hubo una reunión en La Plata y le aclararon cómo es que se debe proceder, se acercaron las posiciones y las autoridades locales recibieron como compensación que si en el futuro volvía a pasar  una situación similar, “los iban a participar”, cosa que ahora,  otra vez no pasó.

Sánchez está furioso. Al punto tal que habría pasado por su cabeza la posibilidad de considerar “devolver” la Policía Comunal y que la Provincia vuelva a hacerse cargo de todo. Entiende que  lo que puso el Municipio y pone para el mejor funcionamiento de la seguridad, “no ha servido ni siquiera para que no sea el último en enterarme en situaciones como las dos ocurridas”.  El Municipio ha puesto vehículos, talleres, combustible, logística, reparación de dependencias,  espacio físico,un área de Patrulla Urbana para sumarse a la prevención. Dijo alguien que conoce números que la Provincia envía un millón y medio de pesos por año y la Municipalidad pone de su presupuesto 15 millones.

NO CONCURRIRÁN AL CONSEJO PROVINCIAL DE SEGUIRIDAD
Para el lunes y martes está anunciada una reunión del Consejo Provincial de Seguridad, de la que tenían anotados a Sánchez y Nikel como partícipes, pero el Intendente dijo que no concurrirá. Se verá ahora si existe alguna posibilidad de arreglo, acercamiento o mejora de las relaciones, que en definitiva sólo recae en una imagen no deseada en la sociedad.

QUEDARON AFUERA

Según se pudo conocer, fueron apartados de sus funciones: El Comisario Gabriel Blanco y los siguientes policías: Diego Zaragoza, Sabrina Navarrete, Fernando Erneta, Andres Calfante, Fernando Capandegui, Aldana Molina, y Andres Thomsen Marino.

Se dice que en las próximas horas habría uno más, pero relacionado con otra cuestión que también Asuntos Internos está investigando, y se trata de una custodia permanente brindada a un privado.