Srodek-Hart asegura que las historias de terror enriquecen su proyecto fotográfico

12 septiembre, 2022

Srodek-Hart asegura que las historias de terror enriquecen su proyecto fotográfico

Con familia oriunda de la zona rural de Irene -donde vive su padre todavía- para el fotógrafo Guillermo Srodek-Hart el campo es particularmente inspirador, y sin duda las historias de terror con las que se encontró al tomar las fotografías que forman parte de su nueva muestra que se expone en Retiro, lo han sido aún más.

“Con esto arranqué a fines de 2017; la nota que se publicó en La Nación seguramente atrajo porque este universo rural es desconocido para mucha gente, sobre todo por su situación de abandono y vacío. Y para armar estos proyectos voy conversando con gente de la zona, que me pasa los datos. Muchas veces fui acompañado y en otros casos me dejaron las tranqueras abiertas para que entre solo. Y la mayoría de las tomas las hice en días lluviosos, nublados, por eso se ven esos tonos de grises. Curiosamente, cuando yo pensé que el mayor atractivo estaba en lo fotográfico, la realidad es que más llamó la atención cada historia tenebrosa que rodea a los lugares”, admitió.
A Srodek-Hart las historias de terror de las estancias abandonadas -como la Martín Fierro, cercana a Cascallares, donde un suicidio dejó su estela a través del tiempo- lo han atravesado también en el cuerpo. “Las lechuzas de campanario me tienen de hijo, me hacen vuelos rasantes; los cambios de temperatura se sienten, los sonidos. Pasa que no lo podía contar porque me parecía que la gente no me iba a creer; sin embargo esas son las cosas que más han llamado la atención de esta propuesta. Y por supuesto cada vez que iba al campo, incluso ni siquiera para sacar fotos, me iba enterando de este tipo de historias de terror rural, que existen y viven en la memoria de la gente”, contó.