Locales

Segmento jurídico en Bus 24: filmaciones, grabaciones, escuchas y su valor probatorio

12.06.2019 Leída: 1230 veces




“¡Le voy a complicar la vida porque tengo todo guardado en el chat!”, “lo grabé mientras me amenazaba y le voy a hacer un juicio”… La irrupción de enormes adelantos tecnológicos no podía no tener impacto en la justicia, pero surgen dudas y nada mejor que el Segmento Jurídico de Bus 24 y el doctor Matías Moya para esclarecerlas.

Chats de Whatsapp, de Facebook e Instagram podrían tener un valor probatorio ante la justicia si no fuera porque ya existen aplicaciones, accesibles incluso de manera gratuita en cualquier teléfono celular, que permiten fraguar los ya existentes cambiando completamente su sentido, o bien crear chats nuevos entre personas que jamás mantuvieron el contacto que la supuesta “prueba” refleja. “Por eso la única forma, que es cara pero segura, es certificar la originalidad de ese chat con un ingeniero en sistemas y ratificarlo ante escribano público, manteniendo después la cadena de custodia de ese elemento”, sostuvo el doctor Moya.
Diferente es la situación de todos los elementos vinculados al sistema público de videovigilancia y cámaras de seguridad. Además de que la legislación prevé que puedan utilizarse los dispositivos tecnológicos cuando lo que se busca es cuidar el interés público, todo lo que tiene que ver con filmaciones y monitoreos de cámaras de seguridad urbanas se ha convertido no sólo en un factor preventivo interesante en cuanto al delito callejero, que según el doctor Moya “está en vías de desaparecer gracias a estos dispositivos”, sino que además es una prueba fundamental a la hora de esclarecer con rapidez, por ejemplo, los accidentes de tránsito. “De los últimos cinco casos en los que intervinimos desde el estudio, tres estaban filmados y lo cierto es que cuando se dispone de las imágenes, no hay mucho más que discutir”, aseveró el abogado.
Finalmente, en cuanto a la difusión pública de escuchas y otros materiales vinculados a causas judiciales, el doctor Moya advirtió que “se trata de un delito, y no hay mucho para investigar en cuanto a quiénes son los responsables, porque en una Fiscalía o a cargo de una causa no hay más de 3 o 4 personas”.