Provinciales

A 12 años del grito de “¡Larrabure!” delante de Cristina, indemnizan al marino echado

04.11.2019 Leída: 1157 veces

El capitán de fragata Marcelo Toulemonde aseguró tener una "una satisfacción muy grande" por el fallo que ordenó al Estado indemnizarlo por ser echado de la Armada en 2012. El militar recibió la baja luego de que su esposa gritara en un acto y frente a Cristina Fernández de Kirchner el nombre de "Larrabure", un mayor argentino que fue secuestrado en 1974 por el Ejército Revolucionario del Pueblo y padre de Arturo, quien reside en Tres Arroyos.

“Este fallo ha sido todo un logro, es muy difícil que la Justicia reconozca que se consumó un daño", expresó Toulemonde en declaraciones al diario Clarín desde Mar del Plata, donde reside. “Cuando vi el fallo no lo podía creer, es una satisfacción muy grande”, sostuvo. Y agregó: “Me podría haber ido, como mucha gente que tuvo problemas en el ámbito militar. Pero estaba indignado con lo que había pasado, algo totalmente injusto, y me quedé a lucharla. Ahora estoy muy contento”.
La sentencia dictada por Cecilia Gilardi de Negre, jueza federal en lo contencioso administrativo N° 11, se suma a las medidas que han logrado por vía judicial otros 30 militares que fueron pasados a retiro durante la gestión de Nilda Garré en el Ministerio de Defensa. La magistrada accedió al reclamo del marino por daño moral, pero no hizo lugar a la pretensión de reincorporarlo en el servicio activo.
El hecho tuvo lugar en diciembre de 2007 durante un acto realizado ese año, en el que los hijos de Toulemonde y de su esposa Mónica Liberatori recibían su sable. La expresidenta, que recién asumía su primer mandato, aseguraba en su discurso que los militares habían tomado las armas contra el pueblo, entonces la esposa del capitán gritó: "¿Y Larrabure?", en referencia al militar secuestrado por el ERP en noviembre de 1974 y muerto después de un año de cautiverio en una "cárcel del pueblo". "Fue ahí cuando me surgió gritar el apellido de Argentino del Valle Larrabure, porque el discurso era recibido por chicos de 21 años que no tienen nada que ver con la historia", explicó días después del hecho Liberatori. "Para distinguir quién había gritado ese día, movilizaron todo el aparato de inteligencia hasta que dieron con mi esposo y le preguntaron si había sido su esposa quien había gritado", añadió. Tras este incidente, el jefe de Inteligencia de la Armada le comunicó a Toulemonde que habían identificado a su señora como la persona que hizo la pregunta. El polémico pase a retiro del capitán Toulemonde tuvo lugar finalmente en 2012. Fue él una de las tantas sanciones que el gobierno de Cristina Kirchner aplicó al marino por "no controlar debidamente a su señora esposa respecto de las normas de comportamiento a seguir".