Acuerdan cambios y concientización para la accesibilidad de la plaza España

22 octubre, 2019 Leido: 14

Acuerdan cambios y concientización para la accesibilidad de la plaza España

Tras el planteo de dificultades para la accesibilidad a la plaza España luego de su reciente refuncionalización, integrantes del Consejo de Discapacidad, la arquitecta Agustina López y autoridades del Club Español acordaron la realización de algunas modificaciones en las esquinas para garantizar el libre desplazamiento de personas con discapacidad, al tiempo que buscarán generar conciencia en torno a la no circulación de bicicletas y motovehículos a través del paseo público.

Héctor Somovilla, del Club Español, aclaró que el encuentro de ayer no pudo concretarse “por un error de comunicación; se nos notificó unos minutos antes y teníamos otro compromiso, pero coincidimos con Diego Pavón en que el tema no es buscar culpables sino soluciones a los obstáculos que los canteros de las esquinas implican para personas con discapacidad o adultos mayores. Nuestra idea desde el principio fue que la plaza sea un modelo de accesibilidad, por eso trabajaremos en lo que sea necesario para que esto se cumpla. Pudimos escuchar las propuestas de parte del Consejo de Discapacidad, y dejamos en claro que nuestro rol como Club Español es preservar la parte patrimonial e histórica de la plaza, pero también como parte desde hace seis años del Consejo trabajamos por la accesibilidad, acompañamos el reclamo de Diego y hemos acordado en que se hagan las modificaciones necesarias, que ya están encaminadas. Hay vecinos que señalan que la plaza ha quedado como si fuera una autopista, y que hay quienes no son conscientes y la atraviesan en moto o en bicicleta cuando este tipo de circulación debe hacerse por la calle, rodeando el paseo público y respetando las manos. Por eso habrá que trabajar también en generar conciencia”.
Por su parte, Diego Pavón, abogado e integrante del Consejo de Discapacidad aseguró que “se está buscando un equilibrio para la pugna entre estos dos derechos, el de accesibilidad y el de permanecer en la plaza en forma tranquila. Sin duda, como se vio en la reunión, conjugar estas dos cuestiones como la accesibilidad y conductas sociales vinculadas al tránsito, no es fácil, pero tenemos que trabajar para que la plaza sea accesible pero al mismo tiempo no se circule indebidamente por ella. Porque justamente si no hubiera quienes la usan de manera indebida, no sería necesario disponer de ningún obstáculo o freno a estas conductas. La arquitecta se comprometió a buscar una solución que atienda a estas dos cuestiones: que sea accesible pero que no se use como una avenida, porque en definitiva una plaza no es para usar en moto o bicicleta y la sociedad tiene que entenderlo”.