Analizarán muestras para determinar a qué se debe el prurito que sufren los bañistas en la playa

28 diciembre, 2015 Leido: 19

Analizarán muestras para determinar a qué se debe el prurito que sufren los bañistas en la playa

La aparición de cuadros de enrojecimiento y prurito en la piel en los bañistas de las playas del distrito y también de la región, atribuida a distintos organismos marinos, motivó consultas de LU 24 a especialistas. La técnica en acuicultura Vivian Pereyra estimó que “a través de algunas imágenes que se han podido ver, podría tratarse de restos de aguaviva o bien larvas o aguavivas muy pequeñas, que se meten en la malla y tienen cápsulas que producen la misma irritación que las más grandes. Además, en esta zona y hasta Monte Hermoso, Pehuen Có, hay una especie de ficomedusas, que tienen una sustancia gelatinosa rosada, que podría ser coincidente con algunas imágenes que me han enviado también sobre este fenómeno. Y los filamentos, aunque ya no estén en el organismo vivo, al romperse la cápsula producen de todos modos irritaciones en la piel”.

Acerca de las larvas de aguavivas, Pereyra consideró que “quizá no nos pican, sino que las chocamos al bañarnos, y al romperse las cápsulas despiden ese líquido irritante. Pero ese líquido es muy importante para ellas, porque es el que les permite capturar sus presas. Se alimentan de crustáceos, moluscos, peces, que cuando son tocados por los filamentos, que funcionan como arpón, se inmovilizan al recibir ese líquido”.

Pereyra recomendó consultar a especialistas en caso de aparición de picazón y enrojecimiento, sobre todo por la gran cantidad de casos que se ha producido en los últimos veranos.

Por su parte, el doctor Raúl Alí, se acercó con una muestra tomada de la orilla del mar en Reta, donde recolectó dos pequeñas aguavivas, y al mismo tiempo recordó que “en el año 2013 aislamos unos pequeños bichitos, de la albufera de Reta y de la zona de la rompiente, y creo que eran anfípodos o pulgas de mar, que producían una lesión tipo picadura en algunos puntos del cuerpo en particular, cerca de la cintura o los corpiños de las mallas, lo que sin duda es diferente a lo que se ve ahora, que son reacciones en zonas mucho más amplias del cuerpo, que quedan enrojecidas y con la textura de una lija”.

En este sentido, Pereyra advirtió que “las larvas de aguaviva son muy pequeñas, se meten en las mallas, y he podido detectar que producen una sintomatología que se denomina ‘picazón del bañista’.

Finalmente, el doctor Alí y la ictióloga se comprometieron a analizar en conjunto las muestras.