Leyendas populares en torno a los anillos de hadas de Mayol

3 agosto, 2015 Leido: 162

Leyendas populares en torno a los anillos de hadas de Mayol

En cercanías a la Iglesia de San Mayol, se pudo notar la presencia de los denominados “Anillos de hadas” también conocidos como corros de brujas y otros nombres de origen mitológico. Son anillos de crecimiento diferencial de la vegetación producidos naturalmente por distintas clases de hongos, que tienen normalmente un diámetro de hasta 10 metros (aunque parece haber casos de hasta 70 metros, e incluso 800 metros, y suelen encontrarse en bosques, aunque también aparecen en prados, campos de cereales). Carolina Goicoechea, de San Mayol, aseguró a LU24 que “nos asombró encontrarlos, en principio el anillo frente a la Iglesia, una imagen muy mística, que nos llamó mucho la atención y por eso le tomamos fotografías”. Y aseguró que ya circulan leyendas en torno a la llamativa aparición.

“Más allá de que se conocen cuáles son las causas, no deja de sorprender este fenómeno, que se ha dado en un círculo perfecto frente al templo, que además está en un predio que ofrece las condiciones ideales porque es muy verde y amplio. Fue muy lindo poder tener el registro de este suceso que ocurrió el sábado, porque el viernes no estaba ese círculo en el lugar. No se ven hongos, al menos los que uno reconoce como típicos, pero probablemente estén bajo el pasto o la tierra”, consideró Goicoechea.

Platos voladores

Finalmente, y si bien no hay elementos para vincular uno y otro fenómeno, Carolina recordó la existencia de un hombre que cuidaba la Iglesia, y el pueblo en general, y que solía relatar que “en alguna época reparaba platos voladores. De chicos lo escuchábamos a Toto muy atentamente, y eso era lo que nos contaba. Siempre acompañaba a los visitantes de la localidad y los deleitaba con sus historias. Así que cada uno puede creer lo que quiera, o en los hongos, o que es Toto que está arreglando platos voladores frente a la Iglesia”.

Mitológicos

Los anillos de hadas no son sólo detectables por hongos, sino también anillos de alto crecimiento del pasto, o por el contrario de bajo crecimiento o completamente áridos.

Ocupaban un lugar importante en la mitología europea, en el que se sostenía que eran puertas a reinos de las hadas, o lugares donde habían bailado hadas, duendes, o brujas.