Ante duros cuestionamientos, la mayoría vecinalista aprobó el Presupuesto

23 diciembre, 2015 Leido: 10

Ante duros cuestionamientos, la mayoría vecinalista aprobó el Presupuesto

La mayoría vecinalista logró anoche la aprobación del Presupuesto municipal para el 2016, tanto para la administración central como para los entes descentralizados Vial, Claromecó y Centro Municipal de Salud, contando con el apoyo del Frente para la Victoria únicamente para los cálculos de recursos y gastos del Concejo Deliberante y el Ente Vial Descentralizado, y ante la oposición a la totalidad de los ítems sujetos a votación por parte de los bloques de Cambiemos y el Frente Renovador (UNA). No fue necesaria la utilización del voto doble del Movimiento Vecinal, ante la ausencia de la concejala por el Frente para la Victoria, Mercedes Moreno.
La oposición en pleno tampoco aprobó el punto vinculado al nombramiento de nuevos cargos para el ejercicio 2016. Mientras que al final de la votación, sí resultó aprobado por unanimidad el convenio suscripto con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca para el mejoramiento de los caminos rurales.

Salim: “equilibrio y prudencia”
Tras suministrar los datos numéricos del Proyecto de Cálculo de Recursos y Presupuesto de Gastos para el próximo ejercicio, el presidente de la bancada vecinalista, Guillermo Salim, advirtió que se elaboró un Presupuesto superior al del 2015 en un 28.5%, tomando como base los datos en cuanto a coparticipación provincial provistos por el Ministerio de Economía y la proyección de la recaudación propia, sobre la base de “equilibrio y prudencia y sin necesidad de recurrir al endeudamiento para financiar gastos de funcionamiento”.
Sostuvo que se prevé una “eficiente administración de los recursos”, y destacó que se tuvieron en cuenta “pautas prudentes de incrementos en los costos por inflación, tal como se lo hizo en la Nación”. Se consideró, en este sentido, una “moderada pauta de incremento salarial, desdoblada en abril y septiembre”, y admitió que el Presupuesto “no incluye obras de importancia con financiamiento propio”.
“Se ha tratado de mantener la economía en los gastos, creando sólo los cargos necesarios para mejorar los servicios, generar más recursos e incrementar la equidad en la recaudación”, dijo Salim, quien además consideró que algunas cuestiones vinculadas al nuevo organigrama municipal, como la jerarquización de Obras Sanitarias y la creación de la Secretaría de Salud se llevaron a cabo teniendo presentes viejos reclamos surgidos en el seno del propio Concejo Deliberante, incluso por parte de la misma oposición.
Puso énfasis en la afectación de una partida específica destinada a cumplir con el compromiso asumido con las familias que sufrieron las usurpaciones de sus viviendas, sobre la que estimó que “ojalá que el 2016 sea el debut de la ansiada plusvalía, para que podamos con ella desarrollar este tipo de acciones”.
Describió los incrementos presupuestarios previstos para los entes descentralizados Vial, de Salud y Claromecó, haciendo hincapié en este último caso en las modificaciones introducidas en su organigrama para eficientizar el gasto y optimizar los servicios.
Sobre la Ordenanza Fiscal Impositiva, advirtió que “nuevamente nos encontramos analizando el Presupuesto en un contexto inflacionario, por lo que para mantener la prestación de los servicios en niveles razonables, hay que hacer actualizaciones. Cerramos un año muy ajustado en lo económico para los municipios, pero resulta difícil mantener la ecuación presupuestaria de manera equilibrada. Coparticipación bajó en relación a estimaciones del año pasado. Otros municipios han tenido que declarar la emergencia económica”. Mencionó que los sueldos crecieron, en el año que finaliza, un 31 por ciento; y que el costo de combustibles, insumos y demás también se incrementaron. “Hemos previsto una adecuación moderada en el valor de tasas y un mayor control de gastos, además de mejorar la recaudación y recupero de deudas”, argumentó.
Consideró razonable el incremento en el valor del módulo de un 25%, “si lo comparamos con los incrementos de salarios e insumos necesarios para el desarrollo de actividades del municipio”. Y tras efectuar un punteo con los aumentos de cada tasa, anunció que se elevará del 5 al 17% el descuento por pago anual de la Tasa de Servicios Urbanos; se modificarán las alícuotas de otas de Seguridad e Higiene en siete actividades, que “están atrasadas en su valor en relación a lo que se cobra en otros municipios”.
Anunció también que el estacionamiento medido se incrementará a 7 pesos la hora y 5 pesos la media hora.

Callegari: “se recauda mal y se paga peor”
La presidenta del bloque del Frente para la Victoria, Graciela Callegari, adelantó en el inicio de su alocución que esa bancada no acompañaría el aumento de tasas municipales. “En 10 años las tasas de salud, medio ambiente y estudios universitarios, de pago obligatorio junto a Servicios Urbanos, han sufrido un aumento del 1145% superando cualquier índice de precios que se quiera tomar”, cuestionó la edil, quien efectuó un comparativo con el Impuesto Inmobiliario provincial, por el que se pagaba “en 2005, 306,50 pesos anuales y 2016, 1054,10 pesos, es decir un 244% de aumento; mientras que por tasa de Servicios Urbanos, en 2005 se pagaban 325,50 pesos anuales, y en 2016,  4053,28 pesos, es decir, cuatro veces más aumento que el impuesto provincial. ¿Como se explica que la Provincia haya podido transferir porcentajes similares a los recaudados en el ámbito local, sin exprimir el bolsillo de los contribuyentes?”, se preguntó Callegari.
“Semejante carga impositiva termina por afectar los índices de recaudación, y recién ahora cuando no se puede ocultar más, se dice que se tomaran medidas para mejorar la cobrabilidad. No queremos dejar pasar las explicaciones que se dan para justificar estos desmedidos aumentos, entre ellos que existe una disminución de la coparticipación: se prevé que la Provincia girará de un 28 a un 30%o más que lo que se recibirá este año: casi 64 millones de pesos. ¿Dónde está la disminución que falazmente informo el intendente?”, inquirió la titular de la bancada kirchnerista.
“El problema es que se nos hace creer que se está optimizando los recursos y practicando la austeridad, y el camino es exactamente el contrario”, sostuvo la concejala.
Callegari consideró además que “el servicio prestado no es correlativo con el costo del mismo, y eso lo vemos en todas las tasas. El estado calamitoso de las calles, asfaltadas y de tierra, especialmente luego del acto eleccionario, es una muestra de ello”.
Sobre la tasa de salud, señaló que “en seis años se incrementó el 1000%, pero ¿qué se recibe a cambio?. En las salas hay cantidades de profesionales pero la gente soporta interminables esperas para ser atendida o recibir un turno. Y el sistema de salud del distrito fue equipado edilicia y tecnológicamente por el Gobierno nacional saliente y la Comisión Amigos, de lo contrario estaría colapsado”.
“Los Servicios Sanitarios están en emergencia, por años y años de desidia y falta de atención. Hay falta de agua, no sabemos si la que nos brindan tiene condiciones de potabilidad, y la planta cloacal también está en emergencia. Pagamos caro un servicio de pésima calidad”, subrayó, para cuestionar luego también el aumento del estacionamiento medido y el estado del cementerio municipal.
“El barrido de calles no se realiza ni cerca de acuerdo a lo que fijan las ordenanzas, pero esto no sería todo si no viéramos los resultados del trabajo de la barredora, que deja nubes de polvo y cordones en peores condiciones a los que estaban. Por eso queda la certeza de que los repetidos aumentos y la creación de nuevas tasas no mejoraron los servicios, sino que están destinados a tapar ineficiencias que generaron déficit. Los números fastidiosos derriban la mentira, el ocultamiento y la incapacidad de administrar de esta gestión”, puntualizó Callegari.
“Ya llegó la hora de la verdad: hoy se están pagando cuentas con cheques a fecha, y el propio intendente reconoce que la situación es difícil. Y se habla de supuesta austeridad, sin embargo ante un año difícil como dijo el intendente, las decisiones tomadas son incomprensibles, innecesarias. La designación de nuevos cargos políticos, la elevación de categorías, el pasaje de ad honorem a rentado de otro cargo, hacen que el desembolso adicional sea de mucha importancia. Nos hace pensar que el intendente no ha tomado seriamente las dificultades presupuestarias que se vienen agravando año a año”, consideró.
Callegari cuestionó “el incremento considerable de la deuda flotante, y el atraso en el pago a proveedores que se ven obligados a aumentar sus precios para compensar la demora en cobrar”, para concluir que “se incrementa en un 54% en un año, con el triste récord de un 78% para la administración central. El que paga mal compra peor, por lo que consideramos que esta gestión recauda mal, paga peor y brinda servicios de deplorable calidad”.
En coincidencia con lo que luego plantearía también el concejal por UNA, Matías Fhurer, Callegari criticó el uso del Fondo de Financiamiento Educativo –especialmente la partida de 450.000 pesos para “coffee break”-  y adujo incumplimientos, por parte del Ejecutivo, en la ordenanza de Presupuesto Participativo. Pero destacó la administración eficiente del Ente Vial, lo que luego se reflejó en la votación aprobatoria de ese presupuesto y el del Concejo Deliberante por parte del Frente para la Victoria.

Fhurer: “poco transparente e ineficiente uso de los recursos”
A su turno, el edil del Frente Renovador Matías Fhurer advirtió que resulta “imprescindible analizar el aumento de las tasas de manera conjunta con los incrementos aprobados por el MV en años anteriores, y, al mismo tiempo, la calidad de los servicios que se prestan, para tener una real dimensión del impacto e importancia de las subas propuestas. Pero además debemos analizar la eficacia y eficiencia, no solo en la recaudación de las tasas, sino en el uso del dinero público que viene efectuando esta gestión municipal, y que se refleja en el presupuesto presentado”.
“El Ejecutivo ha planteado un incremento del valor del módulo en un porcentaje del 25 %, ésta sola modificación provoca un aumento generalizado de las tasas mayores (Urbanos y Sanitarios), y otras de menor impacto en cuanto a cantidad de contribuyentes. En ese sentido por ejemplo la tasa de servicios urbanos fue incrementada en diciembre del año pasado en un 33%. Ahora se propone un incremento que asciende al 25 %,  porcentaje que se declara públicamente cuando en realidad, el incremento es superior, aproximadamente un 30 %,  y esto en razón de las subas que experimentan otras tasas que se encuentran incluidas dentro de la factura de servicios urbanos. Ahora bien  la tasa de servicios urbanos aumenta el 25%; la tasa de salud un 57%, cuando ya había sufrido un aumento del 75 % a fines de 2014 (132% en dos años) y la tasa de medio ambiente se incrementa en un  91% y en el presupuesto anterior un 50 % (141% en 2 años),  por lo cual el vecino tendrá una modificación en el monto que viene pagando mensualmente en la factura de servicios urbanos de aproximadamente 30 % y un dato a tener en cuenta, la cuota mensual por servicios urbanos en pesos, será similar en monto al 10% del alquiler de un departamento tipo de uno o dos ambientes en nuestra ciudad”.
“Este porcentaje resulta  superior a la inflación medida por los organismos privados, y muy superior a las mediciones del Órgano oficial del Gobierno saliente, las cuales debería haber tomado como parámetro el MV de acuerdo a su alineamiento político de los últimos años”, disparó Fhurer, quien además consideró que “dos nuevos cargos políticos y aumentos en horas extras se gastarán el aumento de la tasa de salud; y en el caso de la de Medio Ambiente, no hay contraprestación que la justifique, dado que el hecho de que se generen más o menos residuos y se clasifique más o menos basura, en nada modifica lo que cada uno tiene que pagar, lo que la torna regresiva”.
“Servicios Sanitarios se ha aumentado y no se observan resultados de análisis de agua, falta planificación e inversiones, no se cumplió con el registro de pérdidas y nada permite inferir que se invertirá en la calidad de servicio”, sostuvo el concejal. Y concluyó que los aumentos propuestos “no tienen relación ni con la inflación ni con los servicios prestados, de manera que no aprobaremos la Ordenanza Fiscal e Impositiva, por lo que también sería ridículo acompañar los presupuestos que están elaborados sobre esa base”.
Fhurer advirtió además que “esta gestión municipal usa los recursos de manera poco transparente e ineficiente, tal como lo han mostrado desde el Tribunal de Cuentas. Ha desaparecido por completo el sentido del Presupuesto como herramienta de gobierno, ya que hoy analizamos objetivos y metas que el Ejecutivo luego no cumplirá e ignorará por completo. Se crean cargos para personas afines al gobierno, pero se sigue precarizando al personal, sujeto a presiones políticas, adjudicando de manera arbitraria extralaborales que se usan para comprar voluntades”.
Y consideró “inexplicable que la administración central disminuya el gasto en combustible, por lo que consideramos que o bien subestima los ingresos para usar el excedente discrecionalmente, o sobreestima el egreso para tener la autorización de gasto sin límites. De las dos formas se desprestigia la práctica contable y la transparencia de los presupuestos”.
“No podemos acompañar un Presupuesto que no cumple ordenanzas que este Concejo debatió y aprobó con las modificaciones propuestas por el partido gobernante”, sostuvo Fhurer, quien además acusó al Ejecutivo de violar la ley del Fondo de Financiamiento Educativo y de “crear una oficina de recaudación, con el fin de recuperar deudas que no recaudó por su propia ineficiencia. Creemos que es demasiado optimista en lo que estima recaudar con un plan especial de pagos, con bonificaciones que colocan en un plan de inequidad a los buenos contribuyentes”.
Del Centro Municipal de Salud cuestionó gastos en personal, horas extras y bonificaciones extralaborales, y señaló que “se proyectaron obras nuevamente que ya habían sido comprometidas en el año anterior, y no se cumplieron. Y se incrementa la deuda flotante en un 30%, destinándose por otra parte solo un 8% a compra de medicamentos, a pesar de las denuncias de falta de insumos y medicamentos denunciados por los pacientes”.
En el mismo sentido, y tras adelantar que no aprobaría el presupuesto del Centro de Salud, se expresó en torno al Ente Descentralizado Claromecó,  “que tiene un presupuesto que no se condice con los servicios que se prestan y su estado de abandono, en calles, lagunas, costanera y bajadas. Es un dislate, amén del estado general de la villa que nos exime de mayores comentarios, que el gasto en personal aumente un 34% y las horas extras en un 48%; así como el 50% el gasto en publicidad y propaganda, que ascenderá a 500.000 pesos, una suma desmedida que en dos años aumentó un 150%”.
“Teniendo en cuenta lo expuesto, además de la circunstancia de nuestro rechazo al porcentaje de incremento de las tasas propuesto es que no vamos a aprobar los presupuestos elevados desde el Departamento Ejecutivo”, finalizó el concejal massista.

Cambiemos: “El Ejecutivo compromete su futuro”
El concejal macrista Horacio Espeluse advirtió que “el Ejecutivo propone aumentos para actividades específicas en la Tasa de Seguridad e Higiene, y relevando las empresas, vemos que son las más importantes de Tres Arroyos y de mayor recaudación, pero nos preguntamos si no se hace por mayor necesidad de recursos ante la falta de administración eficiente del gasto. Se nos contesta que es por comparativos con otros municipios de la región, pero la mirada es parcial, porque si no se cuida el gasto, siempre será más fácil imponer por la mayoría los aumentos que asumir los problemas reales y buscar soluciones”.
Respecto de la tasa de salud, indicó que “el intendente ha manifestado que es de un 25% el aumento de tasas, pero no se dice toda la verdad, porque por un lado se modifica la cantidad de módulos, pero el valor del módulo también evidencia una modificación del 25%, por lo que el aumento real es del 57.12%, sumado al de la tasa por medio ambiente, que totalizará entonces un 62,86%, lo que está por encima de cualquier estimación inflacionaria”.
“Cabe mencionar que el Ejecutivo creó cuatro tasas nuevas y las ha aumentado más del 2200%, contra una inflación real de algo más del 679%, y aun así, con un gravamen 15 veces más alto que hace 10 años, no le alcanza el presupuesto para hacer obras con fondos propios”, cuestionó el concejal por Cambiemos.
“Los incrementos son desmedidos y no condicen con lo presentado ante el Concejo en la argumentación metodológica, por lo que no aprobaremos la modificación a la Ordenanza Fiscal Impositiva”, adelantó Espeluse.
En este sentido, estimó que “la condición económico social de la población no resiste mayores ajustes, por lo que entendemos que de nada servirá buscar recaudar más si no se busca más eficiencia”.
El concejal de Cambiemos se refirió también al “impacto de la deuda flotante, hoy de 14 millones, que viene creciendo año a año, y que obliga a los proveedores a cortar suministros o a remarcar sus precios, con lo que se generan más gastos. El Ejecutivo no tiene un cuadro de metas establecido, carece de recursos y el camino elegido compromete seriamente su futuro”.
En términos de asignación de recursos, se preguntó por qué las delegaciones “tienen apenas un 22% del presupuesto de la jefatura de Gabinete, y un impacto del 70% para sueldos, por lo que sólo cuentan con el 30% para su funcionamiento. Desagregado por día, arroja que Reta cuenta con 2735 pesos por día; Micaela Cascallares con 1600 pesos por día, por ejemplo. El estado de las mismas se ve reflejado más por las inversiones llevadas a cabo por los vecinos y empresas que por el propio municipio. Claromecó tiene un monto igual al de todas las localidades sumadas, pero como contrapartida notamos que su estado de conservación y desarrollo turístico no se condice con esto. Y tiene un impacto salarial de un 63%, con un incremento en horas extras del 48,6%, que entendemos debe reflejar el acuerdo alcanzado con los guardavidas después de varias idas y venidas, lo que celebramos”.
También cuestionó Espeluse el presupuesto del Centro Municipal de Salud, observando que se realizaron menos prestaciones que las previstas en el presupuesto anterior, que describió de “hasta un 41% menos en atención a pacientes, internaciones, e intervenciones quirúrgicas”, entre otros ítems. Realizó también numerosas consideraciones sobre la deuda flotante del Centro de Salud, la creación de nuevos cargos y la participación en el presupuesto total del Ente de salarios y extralaborales, al tiempo que pidió que se cumpla la ordenanza de arancelamiento hospitalario.
En cuanto al Ente Vial Rural, observó una administración eficiente del personal, y marcó con satisfacción el hecho de que se elevara en los últimos cuatro años el presupuesto destinado a la Patrulla Rural, y veremos si en el 2015 se cumplió con lo pautado. Pero no se puede desconocer el crecimiento de la inseguridad en la zona rural, con el consiguiente aumento de costos para los productores que se ven obligados a contratar vigilancia privada para cubrir la ineficiencia del estado municipal”.
“Por todo lo expuesto, no podemos acompañar al Ejecutivo en una mayor presión impositiva sin exponer las justificaciones que ameritan tales medidas. No indican los reales porcentajes de aumento que sorprenderán a los contribuyentes cuando reciban las facturas de las tasas, se encuentra cada vez más endeudado y sólo manifiesta verbalmente la intención de cambiar la realidad, mientras que los hechos evidencian todo lo contrario”, finalizó Espeluse.
Por su parte, Laura Aprile tomó la palabra para indicar que “no podemos acompañar el presupuesto presentado porque se le falta a la verdad al vecino y se trasladan a él la ineficiencia de la gestión. Año a año, a través del Municipio, los vecinos nos endeudamos más y más, no podemos permitir que sea el vecino el que financie al Ejecutivo. Nuestro rol es el de controlar al Ejecutivo y velar por los intereses del pueblo”, sostuvo.