Buscan que no se aplique la descentralización de la Cámara de Casación

21 febrero, 2016 Leido: 8

Buscan que no se aplique la descentralización de la Cámara de Casación

La gobernadora María Eugenia Vidal avanzará contra una reforma para “descentralizar” el funcionamiento de la estratégica Cámara de Casación Penal que había impulsado el gobernador Daniel Scioli pero que era fuertemente rechazada por los jueces, y que nunca llegó a aplicarse.

Según publica la revista platense La Tecla, la Cámara, encargada de revisar las sentencias penales de todos los tribunales de la Provincia y de unificar la doctrina en materia penal para los tribunales inferiores, funciona con un solo tribunal con asiento en la ciudad de La Plata, que está compuesto por tres salas de tres jueces cada una. Pero eso es así solo porque nunca se aplicó una ley de reforma aprobada en 2011 que fue impulsada por el ex gobernador Daniel Scioli a través del entonces ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, por la cual se descentralizaba el funcionamiento de ese tribunal pero a la vez se introducían cambios en su conformación. Así, se creaban nuevas salas en Mercedes, San Martín, San Nicolás y Mar del Plata, que además se integrarían con dos jueces en vez de tres, con la posibilidad de sortear un tercer magistrado para los casos en que hiciese falta desempatar las votaciones por sentencias.

La reforma fue resistida desde el principio por los propios jueces de Casación, que incluso llegaron a enviar una carta a Scioli para dejar en claro sus críticas. Les preocupaba que la nueva estructuración afectase la “independencia” del Poder Judicial, al aumentar la incidencia de los poderes políticos locales en los nombramientos para las nuevas salas. Además, los magistrados dijeron que la reforma generaría “falta de seguridad jurídica” para los bonaerenses en general y para el Tribunal “desorden y anarquía interpretativa”, justamente porque al ampliar el número de salas y magistrados, se rompería la unicidad que hasta cierto punto garantiza el funcionamiento actual.

Sin embargo, la traba decisiva vino de la política: pese a esas objeciones, Scioli reglamentó la ley y el Consejo de la Magistratura provincial tomó examen a los candidatos a ocupar los cargos en la nueva estructura y le remitió los resultados al Ejecutivo, que sin embargo nunca los envió al Senado para que sean designados.

Ahora, Vidal resolvió que avanzará con la derogación de la ley en cuestión, para lo cual la Gobernadora deberá enviar un proyecto a la Legislatura, una movida que por estas horas estaría siendo analizado por el ministro de Justicia, Carlos Mahiques, para remitirlo al parlamento en las próximas horas. Si como espera el gobierno la movida avanza, Casación quedará como está ahora, pese a que la ley de reforma está, técnicamente, vigente: centralizada en La Plata y con tres salas integradas por tres jueces cada una para toda la provincia.