Candidaturas radicales y la incógnita de Avila: ¿queda lugar para el exdelegado en el armado?

29 junio, 2021

Candidaturas radicales y la incógnita de Avila: ¿queda lugar para el exdelegado en el armado?

A menos de un mes del cierre de listas para las próximas Primarias legislativas, aunque los distintos sectores en pugna a nivel local son discretos con sus movimientos especialmente hasta ver un panorama sanitario más claro, está claro que existen las reuniones y conversaciones para posicionar algunos candidatos y descartar otros. En el caso de Juntos por el Cambio, que en elecciones anteriores supo mostrar cierta cohesión respecto de la conformación de listas o al menos no filtró eventuales internas, la diferencia está dada en esta cita electoral por la variedad y cantidad de aspirantes que ya han mostrado intenciones de formar parte de la nómina, marcando la cancha incluso antes del inicio de las negociaciones.

issel

En este marco, ya han trascendido públicamente las aspiraciones de Rosio Antinori por parte del PRO, y en el mismo sentido supo orientarse el claromequense Alejandro Trybuchowicz, pero desde el armado político terminaron por frustrar su idea y salió del bloque con tensiones de por medio y hasta la promesa de cruzar de vereda. Por el momento no aparecen otros nombres en el horizonte.
Pero la incógnita está puesta en el radicalismo, que desde antes de su interna partidaria viene reclamando un protagonismo que los macristas le negaron en otras instancias, con los resultados ya conocidos. En Tres Arroyos, hay que recordar que las listas con la marca de la coalición nunca los tuvieron a la cabeza, a excepción de una algo forzada pertenencia radical que le asignaron a Gustavo Oosterbaan. Esta vez han intentado jugarse a torcer esa tendencia, y la primera ficha la puso el abogado Mariano Pérez, que al parecer ya quedó relegado ante la decisión de la Comisión Directiva del Comité Betolaza de apoyar la reelección de Daiana de Grazia y el paso de Cristian Ruiz del Consejo Escolar al Legislativo.
Sin embargo, en este escenario hay que traer al recuerdo un hecho reciente, y es el ofrecimiento que partió de la máxima autoridad partidaria, Gonzalo Cabrera, al exdelegado de Claromecó, Carlos Avila, para que integre la lista de precandidatos a concejales. El propio Avila admitió públicamente haber recibido el convite, no puso ningún énfasis en descartarlo a pesar de haber sido funcionario vecinalista, y ahí quedó todo.
¿Ahí quedó todo? No es de estilo contestar una pregunta con otra, pero de lo contrario, ¿qué lugar tiene para ofrecerle el radicalismo a Avila en una nómina que además debe negociarse con dos fuerzas políticas más? Cualquiera podría especular con que a un hombre que supo cosechar un capital político, elogiado incluso en su accionar por la oposición, no se le puede pedir una candidatura “testimonial”. Y para garantizarle una posición expectante, todo el arco cambista tiene que sopesar varias cuestiones, entre ellas el último revés electoral que los relegó al tercer lugar en las preferencias de los tresarroyenses.
¿Tiene lugar, entonces, Avila, en una puja que incluye por lo menos a tres precandidatos ya proclamados y alguno más que podría ofrecer la aún silenciosa Coalición Cívica? En su mejor performance electoral reciente, las Legislativas de 2017, Juntos por el Cambio –en pleno gobierno de Macri y Vidal- ganó las elecciones con algo más del 36% pero sólo logró ocupar tres bancas de las nueve puestas en juego.
Así las cosas, habrá que esperar algunos días para ver si ese ofrecimiento fue una expresión de deseos de la autoridad partidaria que luego se decantó como ocurrió con otras posibles candidaturas, o si se abre una puja que promete tensiones en una pata fuerte de la alianza opositora.