Celebran el Día del Camino y del Trabajador Vial con consejos sobre seguridad

3 octubre, 2014 Leido: 23

Celebran el Día del Camino y del Trabajador  Vial con consejos sobre seguridad

El 19º Distrito – Bahía Blanca de la Dirección Nacional de Vialidad (D. N. V.), dependiente de la Secretaría de Obras Públicas, Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, saluda a todos sus trabajadores, puesto que el día 4 de octubre se celebra el Día del Trabajador Vial y el 5 de octubre, el Día del Camino. La mejor manera de celebrar, es repasando algunos conceptos relacionados a la seguridad vial.

-Conducir en horas nocturnas:
El porcentaje de accidentes que se producen de noche son mayores que durante el día, esto se debe a que durante la noche, nuestra visión requiere un tiempo de adaptación mayor para conseguir la óptima capacidad visual. Para ver en horas nocturnas es necesario que los cristales del limpiaparabrisas, ventanillas y luneta posterior estén siempre bien limpios, para evitar los reflejos producidos por las luces de otro vehículo. También se debe contar con una buena iluminación, con los faros limpios y en buen estado de funcionamiento a fin de no deslumbrar a los demás e iluminar correctamente la zona.
Otro dato a tener en cuenta es que conducir con somnolencia aumenta siete veces el riesgo de sufrir un accidente de tránsito. La causa más frecuente de la somnolencia es la falta de horas de sueño nocturno, el consumo de algún fármaco, toxico o alcohol o el exceso de calor.
Por eso, se recomienda dormir más de cinco horas antes de salir a la ruta, evitar las comidas copiosas, no consumir alcohol, tóxicos o fármacos depresores del sistema nervioso y evitar las temperaturas elevadas en el interior del vehículo.

-Conducción a la defensiva
Este concepto se refiere a la aplicación de técnicas de manejo de vehículos para evitar accidentes a pesar de los actos inseguros y acciones incorrectas de los demás. Ante todo, un conductor debe ser precavido y tiene que saber lo que está sucediendo alrededor del vehículo, recorriendo con la mirada adelante, atrás y a los lados. Con esta acción se puede prevenir los posibles errores o maniobras imprevistas de los conductores, peatones o pasajeros, o las condiciones extremas (visibilidad, camino, clima).
En caso de enfrentarse a un accidente inevitable, reduzca la velocidad lo más posible, evada los objetos fijos sólidos como árboles, puente o columnas. Es preferible ir a una zanja, contra una baranda de contención o hacia la zona de camino. Y sobre todo, evite chocar de frente, un impacto lateral amortigua el golpe: Gire hacia la izquierda o derecha, no bruscamente para no sufrir un vuelco.
En caso de encontrarse con un vehículo que viene sobrepasando a otro en sentido contrario al suyo, probablemente el conductor calculó mal la distancia de sobrepaso, y se encontrará sin espacio suficiente para completar la maniobra. Quien circula correctamente por su carril deberá realizar una acción evasiva segura a tiempo para evitar la colisión de frente. Debe soltar el pie del acelerador, aplicar suavemente el freno y arrojarse a la banquina, dejando que el vehículo sobrepasante continúe por el pavimento.

-Conducir con lluvia (Hidroplaneo)
Es importante disminuir la velocidad puesto que cuando llueve, el agua que se acumula en la ruta, sólo puede ser despejada por los neumáticos del auto. Las cubiertas están diseñadas para desaguar el agua y para que el neumático tenga siempre contacto con el asfalto. Sin embargo, cuando la velocidad excede la capacidad de despeje del agua se produce un fenómeno llamado HIDROPLANEO (aquaplanning), lo que significa que el vehículo no se adhiere a la calzada. Esta situación es peligrosa ya que se pierde estabilidad y control del automóvil. Frente a esta situación se sugiere aumentar la distancia respecto del vehículo de adelante, encender las luces antiniebla delanteras y traseras y evitar maniobras bruscas.

Un poco de historia

El 5 de octubre de 1932 se promulgó la Ley 11.658 que estableció la creación de la Dirección Nacional de Vialidad. La mencionada época determinó la transformación de la Dirección de Puentes y Caminos en la Dirección Nacional de Vialidad, iniciando el período de estudio, proyecto y construcción de las principales carreteras que componen la Red Vial Nacional. La historia siguió su curso y los diferentes acontecimientos fueron atravesando a la Dirección Nacional de Vialidad, que desde el momento de su creación hasta la actualidad, cumplió con la función de construir y conservar caminos, promover el progreso, aunar culturas y unir al suelo argentino.