Daniel Massigoge repasó su amplia experiencia en la radio

3 febrero, 2016 Leido: 7

Daniel Massigoge repasó su amplia experiencia en la radio

Luego de 34 años en LU 24, Daniel Massigoge pasó al “otro lado de la pecera” y se sentó en los estudios para repasar su trayectoria plena de anécdotas en la radio. “Empecé en 1981, cuando estaba terminando el secundario, y ante el fallecimiento de mi padre. Llegué a la jefatura de Informativo, a cargo de Amílcar Dinsen, con un cuadernito y una lapicera. Hacía cualquier macana…Recibía retos de todos lados. En ese momento mis compañeros eran José Luis Basualdo, Ana María Caferri y Omar Alonso, que me mandaban a ordenar el archivo, cambiar la cinta de la teletipo, alguna cosa pequeña. Había que hacer transcripciones de las notas y la verdad es que yo no era muy hábil en eso. Indudablemente no servía”, recordó.
Más tarde pasó a Locución, y Daniel arrancó a leer tanda publicitaria, con algo de nervios y falta de práctica de lectura, hasta que le tocó la publicidad de la firma chavense Casa Zoppo. “Ahí quedó tan evidente mi ceceo, que terminó mi carrera como locutor”, contó, entre risas.
Comenzó a operar en la radio en el turno noche, y el primer disco que le tocó “largar”, con las manos temblorosas, fue “De 9 a 5” por Sheena Easton. Luego vino el cambio de horario a la tarde, y con él tantos cambios en la tecnología que tuvieron su impacto en la labor diaria de Daniel. También repasó los vaivenes coyunturales que afectaron a la radio, que marcaron también un cambio en la dirección de la emisora y la llegada de la “revolución digital”. “Y ahí había que vérselas. Por eso aquellos a los que vos le dabas una mano cuando se iniciaron con los discos, fueron los que me ayudaron a mí. Eso era todo nuevo y difícil para mí, de hecho aprendí lo básico y me quedó mucho por aprender”, confió.
También reflexionó acerca del respeto como base de la convivencia en un medio laboral dinámico como la radio, y aseguró que fue la familia un pilar fundamental para decidir, en un proceso de cansancio personal, retirarse de la actividad.