Desde Bromatología reclaman tenencia responsable de perros considerados peligrosos

22 noviembre, 2020 Leido: 1428

Desde Bromatología reclaman tenencia responsable de perros considerados peligrosos

Luego de conocerse el caso en el que una perra Pitbull matara a un gato, en un domicilio de nuestra ciudad, la directora de Bromatología de la Municipalidad de Tres Arroyos, Claudia Ramos, se refirió a la reglamentación existente a nivel provincial, la 14.107, que establece determinados cuidados para los perros de raza potencialmente peligrosa, e indicó que “son catorce, y entre  las que más conocemos, están los Rotweiller, el Dogo y el Pitbull, las que son  nombradas por esta ley y se establece el chipeo obligatorio, además de las condiciones que deben ejercer una tenencia responable los tenedores de los mismos: tener correa de retención y bozal dada la peligrosidad de estas razas”.

“El tenedor de estos perros debe saber que no es una raza común, y más allá que cuando uno tiene una mascota y siempre considera que es buena y no tendrá reacciones inesperadas, hay una ley que así lo dispone ya que se ha demostrado que las razas mencionadas sean potencialmente peligrosas”, dijo.

“Hay una Ordenanza Municipal que establece que ningún perro puede circular en la vía pública sin cuerda de retención ni bozal, por lo que la función del Estado es labrar un acta de constatación y elevar luego al Juez de Faltas, quien determina cuál es la multa que debe pagar el dueño del perro, que lo tuvo suelto, y es  necesario preservar al animal para ver qué se dispone en el futuro”, sostuvo Ramos, y agregó que “en el caso puntual, se capturó al animal y se lo llevó al refugio canino, hasta que el Juez dictaminó”.

El relato de lo sucedido

“Cuando llegamos la situación estaba consumada, la vecina conversaba con había tres efectivos policiales y la preocupación mía era ver como hacíamos para movilizar ese animal y retirarlo lo más rápido del lugar; no es tan fácil poder retirar el perro, cargarlo, etc.; la señora estaba literalmente en estado de shock, estaba el gato muerto ahí, la perra no era demasiado grande pero uno sabe lo que es un animal de esa raza y si había tenido esa reacción no había mucho más que describir”, expresó.

“Si yo dijera que los dueños tuvieron una tenencia responsable yo diría que no es así porque el animal se escapó, pero tuvieron una conducta posterior que habla de una tenencia responsable, siguieron en contacto con Bromatología, se presentaron al día siguiente ante el Juez de Faltas, que debería ser una conducta que no tiene el común de la gente, es un matrimonio joven que tuvo responsabilidad de lo sucedido”, refirió la funcionaria municipal.

“Yo siempre hago una analogía, para que la gente visualmente la tenga en cuenta, dejar un perro suelto de estas características es como dejar un arma cargada a la altura de una criatura: en cualquier momento puede suceder un desastre; fue con un gato, que para cualquier familia es como un integrante más, pero hubiera sido terrible que hubiera sido una de las criaturas de esa familia”, describió.

“Si los humanos alguna vez tenemos reacciones, como no pensar que un animal puede tener reacciones si no lo tenemos en condiciones”, advirtió, citando casos anteriores: “Yo tengo muchas anécdotas de las que hubo agresiones a miembros de la familia, una de las que me dolió mucho es la de un abuelo en la que el perro termina agrediendo al nieto y termina perdiendo la visión de un ojo; otro caso fue  una criatura que terminó con una cirugía estética”.

“La función pública es exitosa si la gente colabora”

Ramos dijo que realizan “un trabajo en equipo dentro de la municipalidad, tratamos de dar lo mejor de cada uno de nosotros, y creo que la función pública es exitosa cuando la gente colabora, cada uno asume sus responsabilidades individuales, y cuando acata;  nos llama la atención  cuando hay conductas que no ayudan a una buena convivencia”.

Los perros en el centro, con correa y bozal

“Con respecto a los perros del centro, es un trabajo que vamos a seguir con el acompañamiento de toda la gente que entienda que tiene que llevar el perro atado y con bozal, ya que ante cualquier imprevisto, un perro sin bozal lastima cuando muerde, y muchas veces la gente no piensa en lo que puede llegar a pasar”, manifestó.

“Para que el centro, y también los barrios, sean lugares donde podamos circular libremente, donde podamos aprovechar los espacios publicos, donde tengamos el derecho de caminar y andar en bicicleta sin dificultad por los perros, es un trabajo que cada uno de los ciudadanos tiene que acompañar y ayudando a que esa tarea persista en el tiempo”, finalizó.