Dos tresarroyenses viven una odisea varados en Potosí por una protesta minera

14 julio, 2015 Leido: 7

Dos tresarroyenses viven una odisea varados en Potosí por una protesta minera

Adrián Ferro y María del Carmen García, tresarroyenses hoy residentes en Río Negro, están varados junto a otros 60 argentinos en la ciudad de Potosí, Bolivia, por una huelga y bloqueos que realizan trabajadores de la minería del lugar. LU24 pudo entrevistar a ‘Maricarmen’, quien relató que la odisea que vive la familia, que llegó el domingo alrededor de las 19 a esa zona. “Nos cobraron una tasa, una suerte de peaje antes de llegar, pero nadie nos avisó lo que estaba pasando. Mi hijo estaba descompuesto porque estamos a 4200 metros a nivel del mar, y cuando llegamos nos encontramos con una ciudad sitiada por los cortes. De hecho tuvimos que informar la situación de nuestro hijo a uno de los piquetes para que nos dejara pasar y llegar a un hospital. Después de varias tratativas lo logramos, pero nos quedamos encerrados en una ciudad totalmente bloqueada, con piquetes cada tres cuadras, con gente armada con palos en algunos casos, en otros casos pacífica, pero nos llegaron a rodear la camioneta amenazándonos”, relató.

La familia dio vueltas, en medio del terror, durante cuatro horas por una ciudad que describieron como laberíntica, con tramos escalonados, con barrancos, hasta que logró encontrar a otros argentinos. “Para esto eran las 11 de la noche, y cuando logramos encontrar la salida nos sorprendió un piquete muy violento que nos rodeó la camioneta. Lo único que atinamos es a huir, encontramos un hostal donde pudimos guardar los autos pero ahora la situación empezó a agravarse porque ya no hay comida, y se nos terminó la plata boliviana”, describió.

Ataque al cónsul y a la Cruz Roja

Los Ferro acudieron en busca de ayuda a la Embajada Argentina en Bolivia, que les envió al cónsul, sin embargo el diplomático también sufrió una intimidación en el camino y no logró llegar a Potosí. Lo mismo sucedió con las camionetas de la Cruz Roja que partieron, por pedido de autoridades de Río Negro, donde viven los tresarroyenses, para brindarles ayuda y no consiguieron que les permitieran el acceso a la ciudad.

“La única solución es hablar con el presidente Evo Morales, pero dicen que se fue del país a visitar a Cristina, así que pedimos que la presidenta se solidarice con nosotros. No podemos hablar por teléfono, más que por el del hotel, y ni siquiera funcionan bien las redes sociales. En la Argentina no se conoce mucho lo que nos pasa”, advirtió.