¿Eiffel en Tres Arroyos?

5 marzo, 2022

¿Eiffel en Tres Arroyos?

El célebre ingeniero civil francés Gustave Eiffel es sinónimo de la famosa torre de París, pero su obra magnífica es mucho más grandiosa al punto que se le impuso la denominación de “ingeniero del universo”.
Paralelamente la capital francesa es calificada como la “ciudad luz”. Por más de una razón.
No solamente por su magnificencia lumínica y de la propia torre, sino por su proyección cultural de orden mundial iluminando históricamente las mentes de hombres y mujeres que marcaron la evolución de la humanidad.
Pero en este caso me quedo solamente con la torre y la luz.
Parecieran ser elementos indisolubles.
Y en Tres Arroyos hay un ejemplo concreto que relataré en esta breve crónica.

La torre

Fue durante la gestión como director de Grandes Almacenes el ABC del señor Jesús López Cabañas (foto) cuando se generó una iniciativa promocional de una empresa fabricante y proveedora de artículos eléctricos para iluminación.
Se trataba de la firma internacional Osram que propuso y logró la instalación de una pequeña torre con aspecto aproximado a la célebre Eiffel. De tal modo se la colocó en la parte superior del histórico edificio, donde permanece adecuadamente preservada ahora. (foto)
Osram es una empresa alemana fundada en 1896 por Karl Aver von Welsbach, propulsora de la lámpara de filamento que fuera inventada por Thomas Alva Edison. En 1906 se hizo el registro de la marca correspondiente.
En 1921 se establece una filial en la Argentina y en 1935 se pone en funcionamiento una fábrica.
Entre 1980 y 2004 estuvo radicada en Beccar.
Lo cierto es que la torre se constituía en la década de 1960 en el punto más alto de la ciudad y su luz de seguridad era posible observarla a varios kilómetros de distancia.
He intentado tener mayores detalles al respecto, sin éxito hasta el momento, sobre todo por carecer del dato preciso de la fecha de su colocación.
Pero lo cierto es que fue provista por Osram en el marco de una campaña de promoción de sus productos, que-obviamente- se vendían en ese emporio comercial.

Pedido especial

En determinado momento, la Sociedad Francesa solicitó a la empresa propietaria que se cediera la torre a los efectos de instalarla en la Plaza Francia.
La solicitud tuvo originalmente una respuesta favorable. Posteriormente se declinó por la existencia de disposiciones que impiden modificar la parte exterior del edificio, declarado patrimonio histórico desde el 2002.
Lo cierto que allí permanece, acompañando el profundo proceso de restauración.
De todas maneras, la Sociedad Francesa no ha dejado de considerar la posibilidad de colocar una réplica, como lo han hecho en otros lugares.
Por ejemplo en Ituzaingó, tal como se observa en la foto que acompaña este texto (foto).
Un ejercicio simple de sentido común permite imaginar que la acción promocional de Osram no se circunscribió solo a Tres Arroyos y que, si fuera así, deben existir torres similares en otros puntos del país.
Es probable que por la magia de Internet, alguien sepa algo al respecto que pueda aportar para completar esta crónica.
De todas maneras he hecho una referencia gruesa de un elemento que está allí, a la vista de todos, desde hace muchos años.

Escribe: Omar Eduardo Alonso – [email protected]
También en FB