El calesitero Zarza aseguró que “volver es una alegría para el corazón”

4 agosto, 2020 Leido: 231

El calesitero Zarza aseguró que “volver es una alegría para el corazón”

El clima acompañó la reapertura de las calesitas, que se produjo el sábado con el cumplimiento de los protocolos sanitarios preestablecidos. Luciano Zarza, uno de los calesiteros de la ciudad, destacó que “se hizo todo bien, trabajamos cuatro horas de a diez chicos por vuelta, desinfectando continuamente, con alcohol en gel antes de subir y la alfombra sanitizante. Trabajamos con el portón cerrado, el día estaba sensacional y se sabe que cuando es así la gente se vuelca a las plazas y el Parque Cabañas”.

Zarza admitió que por cuestiones sanitarias no se puede dar la sortija. “Doy una vuelta gratis como compensación, pero por ahora no podemos darla porque hay riesgo de que los chicos se la lleven a la boca, según nos indicó el doctor Gabriel Guerra. Así que por ahora tienen que esperar”, explicó.
Finalmente, aseguró que la reapertura de la calesita “es una alegría para el corazón, reencontrarnos con los chicos y con la gente. Y hablé con Osmar (Giorda, el otro calesitero) y él también hizo todo bárbaro. Tenemos que agradecer también que el intendente tuvo la mayor predisposición para que volvamos, se portó de diez con nosotros. Lo único que le pedimos a la gente que acompaña a los nenes es que use barbijo y complete la planilla con sus datos por si hay algún inconveniente después”.

Osmar Giorda: “Fue una satisfacción tremenda”

Por su parte, Osmar Giorda, el otro calesitero de la ciudad, dijo que “me fue muy bien, al igual que mi colega trabajamos mucho. Una expectativa fantástica”.
“Fue una satisfacción tremenda, una alegría volver a ver a tantos conocidos, gente que me quiere. Estoy muy conforme y contento”, aseguró quien, por ser el sábado el día de su cumpleaños, hasta recibió un presente.
Además, remarcó que “no estamos autorizados a jugar con la sortija, en 15 o 20 días vamos a saber si puede haber esa posibilidad”.
Osmar dijo sentirse muy feliz por el trabajo serio y responsable que se desarrolla. “Tres Arroyos es un pueblo que ama a las calesitas”, finalizó.