El FR preocupados por cobro en pesca y violencia de fútbol

13 noviembre, 2014 Leido: 12

El FR preocupados por cobro en pesca y violencia de fútbol

El Bloque de Concejales del Frente Renovador presentó un pedido de informes a la Dirección de Deportes por querer cobrar 10 mil pesos a una entidad chavense para la realización de un concurso de pesca en Reta y brindó su postura por el tema de la violencia en el fútbol.
“No hay ninguna ordenanza ni normativa que autoriza ese cobro y tampoco hay sobre el monto. Además se manifestó que se colaboró con mil pesos el año pasado en forma de donación a la Delegación, algo que no se instrumentó con ningún recibo, lo cual también nos llama la atención”, expresó Martín Garate.
“Queremos que se aclare esta cuestión porque si no se presta a malos entendidos, según los dichos vertidos desde la institución”, añadió.
Cabe recordar que el Club de Pesca y Caza de Adolfo Gonzales Chaves dio a conocer que la entidad desistió de realizar su concurso de mar previsto para el 14 de diciembre en Reta por esta situación.

Violencia en el fútbol

Por otra parte, consideró que la discusión de fondo con la violencia en las canchas es “por qué el municipio de Tres Arroyos no puede garantizar hoy la seguridad en el fútbol y si lo pueden hacer los distritos vecinos como los casos de Coronel Pringles y Gonzales Chaves”.
Además dijo que le hubiera gustado que el Intendente hubiera citado a todos los sectores políticos de la ciudad para abordar el tema y cree que se tienen los elementos para poder trabajar en la problemática.

Comunicado 

Violencia en el fútbol e incapacidad del Estado

El Frente Renovador Tres Arroyos repudia los hechos de violencia que afectan a nuestro fútbol, tanto fuera como dentro de la cancha, y a su vez también la actitud asumida por funcionarios municipales y responsables de brindar seguridad, de querer parar la pelota y patear el problema para adelante, sin siquiera hacer un mínimo planteo acerca de la posible solución al caso.
Y como si esto fuera poco, esa violencia se instaló en funcionarios municipales con agresiones verbales hacia dirigentes del fútbol, y veladas amenazas sobre lo que les puede implicar a los clubes seguir jugando al fútbol, lo cual no hace más que agravar una situación que tiene a ambas partes como responsables del caso.

Pero lo que queda en claro es la incapacidad del Estado en resolver el tema de la violencia, más aún cuando son sus protagonistas grupos reducidos y aislados, ya que a la cancha concurren en el mejor de los casos un promedio de 200 personas mientras quienes protagonizan disturbios son un mínimo porcentaje y claramente identificados, por lo que entendemos que se pueden adoptar medidas rápidas y efectivas para erradicarlos del fútbol.

Nos parece que la intención de suspender el futbol no solamente es un parche temporal que no soluciona la cuestión de fondo, sino que además se castiga a quienes trabajan por el deporte sin resarcimiento económico alguno, y fundamentalmente a quienes disfrutan de ir a la cancha, y por ese motivo evidentemente los clubes han rechazado esa propuesta.

Si bien estos hechos de violencia son habituales y lamentables a nivel nacional, creemos que en una ciudad como la nuestra hay herramientas para solucionarlo rápidamente, y que a la par hay que trabajar mucho en el tema de la prevención, educación y la aplicación irrestricta de la ley de violencia en el deporte.

Por otra parte, resulta insólito que distritos vecinos como Gonzales Chaves o Coronel Pringles pueden garantizar la seguridad en los partidos de fútbol y Tres Arroyos no, lo cual significa claramente una manifiesta incapacidad en la prevención, manejo y erradicación de la violencia por parte de las autoridades responsables.

Además, ahora se suman las veladas amenazas del secretario de Gobierno, Hugo Fernández, quien les advierte a los clubes sobre las medidas que adoptará el municipio en torno a la habilitación o no de determinadas canchas, cuando siempre ha sido de su responsabilidad y admite algo así como que se miró para otro lado hasta aquí con el propósito de que se pudiera jugar al fútbol, actitud que también aplican en otros temas.

Con esto, queda claramente demostrado que el municipio no ha actuado responsablemente, al igual que algunos clubes, y por lo tanto es lógico pensar que menos aún pueden estar capacitados para resolver una situación de esta naturaleza.