El gerente zonal de Malvinas contó cómo los recolectores hacen frente a la pandemia

24 julio, 2020 Leido: 647

El gerente zonal de Malvinas contó cómo los recolectores hacen frente a la pandemia

Por cumplir una labor esencial, los recolectores de residuos no han dejado de trabajar durante la pandemia, que además los expone a riesgos por encima de lo habitual. Marcos Panagio, gerente zonal de Transportes Malvinas con injerencia en los distritos de Tres Arroyos, Azul y Olavarría, aseguró que la amenaza del coronavirus ha obligado a “salir del estado de confort a todo el planeta. Un servicio de higiene urbana como el nuestro es esencial y no podemos parar, como la salud, la policía o los bomberos. Así que inmediatamente armamos un comité de crisis en la empresa, para hacerle frente a esta situación que todo el mundo desconocía y obligaba a seguir trabajando pero tomar decisiones sobre la marcha”.

Panagio advirtió que todo el tiempo están en contacto con autoridades sanitarias, de seguridad e higiene de los distritos donde operan, y en virtud de las medidas que se fueron tomando, tuvieron que incluir hasta modificaciones en los camiones. “Desplegamos acciones de protección antes de que se pusieran en marcha los protocolos. Nuestros camiones son locales, son de corta distancia, por lo que no vienen con el depósito de agua de 20 litros que suelen tener esas unidades para llevar agua para el uso del chofer. Salimos a agregar esos tanques, a los que colocamos agua con cloro o jabón para el uso de los recolectores, desinfectamos las cabinas y de un día para el otro nuestra preocupación dejó de ser el combustible para pasar a ser el barbijo, tapabocas y guantes descartables, para usar entre la mano y el de protección que utilizamos habitualmente, para todos. Llegamos a fabricar barbijos para consumo propio porque había faltantes”, explicó. Destacó también la idea del personal de que la gente desinfecte con lavandina las bolsas de residuos, que “tuvo muy buena respuesta de la gente, al igual que el reconocimiento y los aplausos que reciben nuestros trabajadores”.
Al mismo tiempo, reconoció que hubo dificultades para proveerse de insumos como repuestos para los camiones, en lo que definió como “una época caótica, durante la cual tuvimos que seguir tomando decisiones para cumplir con el servicio”.