“El lenguaje inclusivo nos invita a no encasillar”, dijo la profesora Leticia Roldán

28 agosto, 2020 Leido: 852

“El lenguaje inclusivo nos invita a no encasillar”, dijo la profesora Leticia Roldán

La profesora Leticia Roldán compartió hoy con LU 24 reflexiones acerca del lenguaje inclusivo. “No es un tema tan simple como estar del lado de este lenguaje inclusivo o no, como se plantea masivamente. Nace de toda una movida social que tiene que ver con el reclamo por derecho de las mujeres y otras identidades, y una de las cosas que nos contó en una charla el especialista Luciano Campetella, es que es bastante más antiguo que lo que se ve mediáticamente, a partir del uso del “les”, ese género neutro o que incluye otras identidades. Este fenómeno se da en la oralidad y aparece mucho justamente en el habla cotidiana, pero anteriormente hubo otras formas. Lo que el lenguaje inclusivo denuncia es que si bien se usa en la lengua española el masculino plural como generalidad, no sólo deja afuera a las femeninas sino también a otras identidades. Usar otros caracteres como la x o el asterisco quedaba en la escritura, que se mueve en ciertos ámbitos, usar la e permite además nombrar a esas identidades”, explicó.

“Con este fenómeno, como con muchos otros, se puede opinar por lo que se escucha o bien sentarse a investigar, y en ese caso se verá que no es algo tan simple como para ponerse de un lado del otro. Es algo interesante y quizá transforme o no el lenguaje ‘aceptado’ por la Real Academia. Pero los que defienden la lengua desde un sentido purista se olvidan que es algo en continua transformación y evolución, y lo que hace la Real Academia, que ha aceptado términos como almondiga o toballa, que podríamos decir que son vulgares, es terminar incorporándolos porque su uso es masivo”, consideró.

“Hoy no podemos decir si este lenguaje inclusivo va a ser aceptado o no. Porque lo que plantea es una transformación en la categoría gramatical, aceptando pronombres o artículos que incluyan lo no binario, porque nuestra lengua no plantea el neutro como sí lo hacen otras como el inglés. Por esta razón resulta tan complejo incorporarlo desde la institución y puede llevar tiempo que eso suceda. Pero lo que viene a mostrarnos, entiendo a título personal, es que nombrar al otro, la otra o les otres tiene una implicancia en cuanto a la acción, a lo que yo hago cuando nombro. Trabajo con muchos adolescentes, veo que muchos están definiendo su identidad –como también lo hacemos los adultos- y creo que el lenguaje inclusivo viene a llamarnos a no encasillar a otro, a ver la diversidad de un mundo complejo en el cual el lenguaje también debe hacerse eco de esa complejidad”, completó.