El municipio busca hacerse cargo de la explotación turística del Faro de Claromecó

15 julio, 2015 Leido: 23

El municipio busca hacerse cargo de la explotación turística del Faro de Claromecó

El licenciado Diego Fernández, director municipal de Turismo, se refirió a las gestiones que se efectúan para lograr que el Faro de Claromecó vuelva a ofrecer visitas a sus instalaciones en horarios amplios, feriados y fines de semana. “Para nosotros el Faro es un símbolo que ha trascendido la oferta de sol y playa; mucha gente conoce a Claromecó antes por él que por el mar. Y muchos llegan por las playas y se llevan como recuerdo a este particular faro, que por sus características  -es el segundo más alto de Sudamérica- es verdaderamente atractivo e importante. Por eso venimos desde hace tiempo gestionando que la administración turística del Faro pase al estado municipal”, sostuvo.

Según explicó el funcionario, “el Faro no se ha cerrado, sino que se ha ido acotando el horario de atención al público porque la gente encargada de balizamiento, que depende de Hidrografía Naval del Ministerio de Defensa de la Nación, tiene una tarea específica que es la de orientar a los navegantes. Por eso se tomó la decisión, con todos los faros del país, de restringir los horarios de visita del público. En Claromecó, se lo puede visitar sólo los martes y jueves, en horario de mañana, y por una hora y media. No es una cuestión de voluntad de la gente que está a cargo, sino una disposición de sus superiores”.

Convenio con Defensa

En este sentido, Fernández aseguró que se está intentando firmar un convenio que deberá ser autorizado por el Ministerio de Defensa, y por el cual el Municipio se hará cargo de la explotación turística del Faro. “Luego veremos si se atiende con personal municipal, o si se hace una licitación para privatizarlo o se lo entrega a una entidad para que lo atienda. El contrato es amplio, nos permite la explotación turística del lugar durante las 24 horas, se pueden organizar paseos nocturnos entre otras propuestas”, consideró.

Las gestiones llevan algo más de un año y medio, y según estimó Fernández, se espera que avancen hasta la suscripción del acuerdo mencionado, para que la gente vuelva a disfrutar de este atractivo tan singular.