Emergencia judicial: faltan peritos y en Tres Arroyos hay “desesperación” por un psiquiatra

25 diciembre, 2022

Emergencia judicial: faltan peritos y en Tres Arroyos hay “desesperación” por un psiquiatra

La falta de peritos, el desinterés por parte de los profesionales para ingresar en el Poder Judicial y la alta demanda por el cúmulo de causas son los ingredientes del cóctel que hace colapsar a la Asesoría Pericial del Departamento Judicial Bahía Blanca. En Tres Arroyos, según indica el informe, hay “desesperación” por un perito psiquiatra.

Sueldos bajos y la inexistencia de llamados a concurso para cubrir cargos vacantes son los otros detonantes de la crisis que atraviesan los peritos oficiales de toda la provincia de Buenos Aires, situación que días atrás derivó en un paro organizado por la Asociación Judicial Bonaerense (AJB).

El desborde de las tareas en las distintas disciplinas obligó a que el sindicato que nuclea a los auxiliares de la justicia declarara, además, la emergencia pericial.

La problemática es aún más grave porque estas deficiencias se transforman en un puñal al corazón del sistema de administración de justicia, porque provocan demoras insostenibles en causas como las de delitos sexuales o acusados que dependen de una prueba clave para definir su culpabilidad o inocencia.

Según la perito psiquiatra oficial Miriam Montes de Oca, el estado de alerta en la actividad se intensificó durante la postpandemia y ratificó que los especialistas de la dependencia bahiense están “colapsados” por el cúmulo de trabajo.
En la Asesoría Pericial local trabajan solo 19 peritos y en los últimos dos años tuvieron un promedio mensual superior a los 330 peritajes.

Si bien otra veintena de peritos del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil y de la Asesoría de Tres Arroyos colaboran en la emergencia, la necesidad marca que el número de profesionales debería, al menos, duplicarse.

“Nos sentimos hostigados por jueces, fiscales y defensores porque no damos abasto para evaluar. Primero se dan turnos, que estamos programando para agosto/septiembre de 2023, y después se evalúa, en algunas ocasiones más de una vez”, resaltó Montes de Oca.
“Luego se arma la pericia, pero el problema es que también debemos ir a juicios fuera de Bahía y eso nos retrasa”, agregó.

Números que alarman
Para graficar la recarga laboral en las diferentes áreas del organismo, la profesional precisó que entre enero y noviembre de este año se realizaron 3.684 pericias y en todo 2021 fueron 4.153.

En 2020 (pandemia fuerte) se realizaron 2.410 estudios periciales; en 2019, 4.011; en 2018, 4.521; y en 2017, 3.658.
Específicamente en el rubro psiquiatría, desde enero hasta septiembre pasados se concretaron 753 pericias, mientras que en 2021 se desarrollaron 657; en 2020, 525; y en 2019, 721.

Se queda sola
“En total somos 38 psiquiatras para toda la provincia y 2 de ellos tienen licencia prolongada. En el territorio bonaerense hay 20/22 departamentales judiciales y la nuestra es la más grande, pero hay 2 peritos psiquiatras y el próximo año voy a quedar solamente yo”, enfatizó Montes de Oca.

Dijo que desde hace 10 años que la Suprema Corte de Justicia provincial no llama a concurso para ocupar vacancias en su ámbito, con asiento en Colón 46, Bahía Blanca.
“Hay 30 puestos vacantes y lo que más hace falta cubrir es Trabajo Social, Psiquiatría, Psicología y Medicina Legal. Tenemos una sola contadora, una médica laboral, una perito calígrafa, un perito fotógrafo y 2 ingenieros”, detalló.

Las dilaciones en sus tareas implican atrasos en la instrucción de las Investigaciones Penales Preparatorias, que a su vez se traducen en eventuales juicios tardíos, como plantean casi todas las semanas, al manifestarse frente a la fiscalía bahiense de Moreno 25, un grupo de familiares de víctimas de abusos sexuales.

“Somos auxiliares de la justicia y, si bien el juez es quien resuelve, necesita de nosotros. Ahora estamos más dedicados a lo Penal porque las pericias en causas por abuso sexual y violencia de género son las que más desbordaron, sobre todo después de la pandemia”, remarcó la psiquiatra.

“A mitad de este año logramos conseguir una psiquiatra que fue a rendir a La Plata y todavía estamos dando vueltas con lo referido a su nombramiento”, continuó.

Desinterés de profesionales
La ausencia de profesionales interesados en sumarse al Poder Judicial bonaerense como peritos, implica otro inconveniente para el sector.
“Esto se debe a los salarios bajos y a todo lo que uno se tiene que exponer, porque ir a juicios y defender las pericias no es fácil; hay que tener entrenamiento”, consideró Montes de Oca.

“Estamos desesperados por conseguir un perito psiquiatra en Tres Arroyos, que nos ayudaría un montón. Para ingresar en la Asesoría Pericial se requieren 5 años de experiencia en la especialidad, y en el caso de los psiquiatras es necesario que sean médicos legistas o psiquiatra forense”, añadió.

En Bahía no se están dictando los cursos de médico legista, que hasta antes de la pandemia estaban a cargo del médico psiquiatra platense Miguel Ángel Maldonado.
La informante describió el panorama crítico como una “ola” que estaba prevista en Argentina, después de suscitarse en países europeos como España.
“Colegas míos que están fuera del país lo vivieron antes que nosotros; nos lo dijeron y quizás no les creímos, pero esa ola llegó acá y nos está ahogando. Ahora hay que ponernos al día con este atraso”, manifestó.

Beneficios y flagrancia
Los peritos oficiales locales además evalúan a una gran cantidad de detenidos que solicitan beneficios como arresto domiciliario o libertades condicional o asistida, así como intervienen en casos por delitos descubiertos en flagrancia, con plazos procesales “muy cortos”.
“Más de una vez estos turnos no son programados; son urgencias y hay que responder de inmediato. Tenemos 24/48 horas para la evaluación y en ese mismo momento se hace la pericia. Se responde si la persona comprende (la criminalidad de sus actos) y dirige (sus acciones)”, explicó la perito.

Los asesores periciales también intervienen en investigaciones del fuero de Trabajo y actualmente la rama psiquiatría está suspendida para la justicia civil, porque “no damos abasto”.
Fuente: La Nueva