Festejos por el 66º aniversario del cuartel de Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos

12 enero, 2021 Leido: 710

Festejos por el 66º aniversario del cuartel de Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos

Los Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos celebran en el dia de hoy su 66º aniversario de la fundación de su cuartel. Los 4 integrantes de la guardia, el Jefe del cuerpo de Bomberos e integrantes de comisión participaron del izamiento de la bandera.

Debido al actual contexto pandémico no se pudo realizar otro tipo de festejos por prevención. Actualmente el cuartel funciona perfectamente, solo aguardan la llegada de la escalara que se encuentra en mecánicas.

12/01/1955 – 12/01/2021. 66 años junto a la comunidad

Desde la institución comparten una reseña recordando cómo se desarrolló la historia del Cuartel desde sus comienzos hasta el día de hoy:

“Si nos referimos a la historia de este Cuerpo de Bomberos Voluntarios, debemos mencionar ineludiblemente al señor Otto Alfredo Haedo, su fundador. Durante seis años fue miembro del Cuerpo de Bomberos Policía de La Plata y más tarde trasladado a Necochea, donde cumplió servicios durante un año y cuatro meses. En el año 1954 el señor Haedo ya radicado en nuestra ciudad, proveniente de la localidad de Quequén (Necochea), protagonizó un hecho que despertó en él la idea de crear un Cuerpo de Bomberos Voluntarios a sus 31 años de edad.
Precisamente, el 27 de Diciembre del mismo año, al salir de la vivienda de su padre, observó una gran columna de humo negro, por lo que se acercó al lugar junto a sus dos hermanos Humberto y Néstor Haedo. El primero había sido Bombero Policía en Junín, en tanto que Néstor, desempeñó la misma profesión en la ciudad de Necochea. El incendio se producía en la carpintería de Farisano y Tomaselli, en calle Independencia en frente al diario La Hora (actualmente, en la intersección de las calles Hipólito Irigoyen y 25 de Mayo), una vez llegado a dicho siniestro y advirtiendo la gravedad del mismo, se presentó como Bombero Policía ante la autoridad policial que se encontraba a cargo en ese momento, el Oficial Vicente Rodríguez (Encargado de la Comisaría Local provisoriamente) y en conjunto logran extinguir el incendio utilizando agua de un camión regador con mangueras que poseía la Municipalidad. Al finalizar Don Otto le consulta, “¿por qué no hay Bomberos en la ciudad?”, por lo que el Oficial le responde, “ya han intentado varias veces formar un cuerpo y no tuvieron resultado”, Haedo le contesta, “permítame intentarlo, haré una publicación en diferentes diarios, citando a las personas que quieran formar parte del Cuerpo de Bomberos”. La nota que se publicó en los diarios La Voz del Pueblo y La Hora fue: “Auspiciada por un grupo de personas, hoy a las 20 horas se realizará una reunión para tratar sobre la organización en esta ciudad de un cuerpo de bomberos voluntarios. Tendrá lugar en la comisaría, quedando invitados a concurrir a la misma todos los jóvenes mayores de 18 años que deseen integrar esa fuerza. Según se nos ha informado, las gestiones llevadas a cabo en forma privada con vistas a auscultar el ambiente que tendría la formación de un cuerpo de esa naturaleza han permitido establecer que hallaría franco apoyo, así como también contaría con la participación de muchos ciudadanos. Esto hace suponer que la reunión a efectuarse en la fecha se verá muy concurrido”.
Fue así que el 12 de Enero de 1955 se realiza la primera reunión en la Comisaría, en la que se presentaron veintitrés ciudadanos (entre ellos estaban Héctor Ausmendiz; Nelson Guzmán; Bernardo Golli; Floreal Garza; Nicolás Giuliani; Armando Guglielmi; Luis Gamio; Humberto Haedo; Néstor Haedo; Raúl Maurelis; Héctor Ortiz; Martín Orono González; Aniceto Rodríguez; Dardo Sánchez; Pedro Van der Ploel y Antonio Van der Ploel) quedando Otto Haedo como Jefe y fundador, ya que era uno de los más cultos sobre la profesión. Ese mismo día, se conmemora el aniversario de nuestra Institución.
La tarea inicial resultó ardua, pero la experiencia de Haedo obvió los inconvenientes, impartiendo una adecuada instrucción a sus hombres. La primera intervención que tuvo el Cuerpo fue el 6 de Marzo de 1955, al incendiarse en Avenida Moreno Nº 800 un camión International S. R. 26 de la empresa Carrera Hermanos, el cual se encontraba cargando combustible en la estación de servicio.
La indumentaria inicial para el personal, fue adquirida con el dinero del Presidente y con los ahorros del Jefe; los uniformes se entregaron el 10 de Septiembre de 1955.
El 24 de Marzo de 1955 mediante una asamblea que se desarrolló en la Liga del Comercio e Industria (hoy Cámara Económica) se forma la Comisión Directiva. Nombrando como Presidente a Juan Carlos Pérez, de Vicepresidente a Rodolfo Timoteo Cornejo, acompañados de otras autoridades.
Ante la falta de un local propio, el Jefe y el Presidente se reúnen con el Intendente Municipal Carlos Evaristo Menéndez y solicitan un lugar para poder establecer el Cuartel de Bomberos, ya que compartía sitio y recibía instrucciones en la sede de la Comisaría Local (Pringles Nº 66), la cual había sido facilitada por el Oficial Vicente Rodríguez. El Municipio le brinda un lote del Corralón Municipal de 40 x 30 metros, en la intersección de las calles Sargento Cabral y Domingo Vázquez, donde estaba ubicada la Caballeriza. Las instalaciones se comenzaron a construir en el año 1961, realizada por la empresa constructora Iranzi y Gazia, con la ayuda de los primeros integrantes del Cuerpo Activo. Con el transcurso de los años, la Municipalidad cede a la Institución una mayor cantidad de parcelas. Con mucho esfuerzo y colaboración, finalmente la obra pudo ser concluida, con modernas y cómodas instalaciones.
La primera Unidad, un Ford F-600-57, alias “El Sapito”, fue adquirida en Agosto de 1957 en la concesionaria Guillamón S.A. Para esto, se debió recaudar el dinero recorriendo casa por casa con el chasis durante dos semanas y media aproximadamente, llevando un cartel que manifestaba: “Transporte para los Bomberos Locales, colabore”. Recibiendo una gran colaboración de la comunidad, tal es así que se la pudo equipar con un tanque de agua de 4.000 litros y fue carrozada gratuitamente por las empresas Rossi Hnos. y EIMA. Desde entonces el Cuartel se ha ido ampliando y mejorando en su capacidad para dar cabida a un parque automotor creciente y a las necesidades funcionales que surgieron a lo largo de los años, con incorporación de tecnología y la sumatoria de integrantes que se requirieron.
La Institución fue muy importante para la creación de otros cuerpos en el distrito. Por ejemplo el de Claromecó, fundado el 3 de Diciembre de 1971 en Calle 34 Nº 1050. Comenzó siendo un destacamento de Tres Arroyos, donde el personal de nuestro Cuartel concurría con el fin de poder capacitarlos, para luego cederle su autonomía. Además, se instruía al Jefe de Bomberos de Adolfo Gonzales Chaves, Juan Gabino Atairo, que a su vez todo lo que aprendía lo volcaba en su Cuartel. Del mismo modo, se viajaba a las localidades de Orense, Oriente y Copetonas a instruir en sus inicios al personal de Bomberos.
Además se ofreció colaboración a otros Cuarteles de la Provincia. Al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Villa Iris (Puán, Buenos Aires), en un gesto de camaradería, el personal del Cuerpo Activo decidió carrozarle un chasis de forma gratuita en nuestro Cuartel. Al igual que al Cuerpo de Bomberos de San Francisco de Bellocq, a quien se le concedió materiales para reducir gastos en el inicio de su actividad. Al igual que en su momento al Jefe de Cuerpo de Bomberos de Sampacho, el señor Piñero fue capacitado por Don Otto.
En esta profesión no se está exento de riesgos, es así el caso del Sargento Primero Carlos Manuel Liébana, que perteneció a nuestro Cuerpo desde el día 27 de Agosto de 1956 hasta el 7 de Enero de 1986, fecha en la que perdió su vida en acto de servicio a causa de un accidente vehicular en la Ruta Nº 88 a pocos kilómetros de Miramar, mientras realizaba un traslado en la unidad Nº 12, regresando desde la ciudad de Mar del Plata a Tres Arroyos.
Quienes integraron las diferentes Jefaturas a lo largo de los años fueron los siguientes integrantes: En los comienzos, Don Otto Haedo tuvo como Segundo Jefe a Floreal Garza. Luego queda como Segundo Jefe Rodolfo Oscar “El Zorro” Martínez, que luego pasaría a asumir como Jefe de Cuerpo, pasando así Don Otto a la Reserva. Posteriormente, Martínez pasa a la Reserva y queda como Jefe de Cuerpo Roberto Serafín Rodríguez, quien tuvo tres Segundos Jefes: Martín Oñatibia, Telmo Oscar Marconi y el último Héctor Mario Plaza. El 12 de enero de 2013 Jesús Nazareno Pereyra asume el cargo de Jefe, hasta la actualidad. Teniendo como Segundo Jefe a Sebastián Horacio Lezcano y luego fue nombrado Maximiliano Alejandro Llanos como Segundo Jefe hasta la actualidad.
La Comisión Directiva comenzó como nombramos anteriormente con Juan Carlos Pérez como Presidente, en su etapa fue secundado por cuatro Vicepresidentes: Rodolfo Timoteo Cornejo, José Abel Del Vecchio, Omar Nelson Lacave y Agenor Pizarro, quien queda como Presidente Provisional hasta la asunción de Carlos Arturo Pérez, los Vicepresidentes de este período fueron: nuevamente Agenor Pizarro, luego Otto Alfredo Haedo y Eduardo Alberto Miqueleiz, este ultimó asumió el cargo de Presidente desde 2007 hasta la actualidad, Rafael Soriano lo acompaña como Vicepresidente.
En Diciembre de 2013 se forma la Escuela de Cadetes denominada “Otto Alfredo Haedo”, a cargo del Director Diego Oscar Vester y del Sub Director Nicolás Ariel Marconi.
En la actualidad el Cuerpo Activo está conformado por (42) Bomberos, están conformadas las brigadas de Rescate con Cuerdas, Rescate Acuático y Materiales Peligrosos. El Cuerpo de Reserva está integrado por (17) personas. La Escuela de Cadetes, por (20) chicos. Posee catorce unidades (Autobombas, Cisterna, Escalera Mecánica, Unidad de Rescate y Unidades de Apoyo).
Nuestro cuartel está integrado a la Federación de Asociaciones de Bomberos Voluntarios de la Provincia de Buenos Aires (F.A.B.V.P.B.A), pertenece a la Región Sur, Escuela N° 3, cuya Identificación Numérica de los Organismos de Bomberos Voluntarios de la Provincia de Buenos Aires (I.N.O.B.V.) es 058.
Descaremos un párrafo de esta publicación en memoria a Otto Alfredo Haedo, quien nos dejó físicamente el día 31 de Julio de 2015, a la edad de 91 años. Dejando el legado de una gran disciplina, compromiso, amor por la vocación y haciendo llevar bien en lo alto el lema que nos identifica “QUERER ES PODER”.
En el transcurso de estos sesenta y seis años, la Institución se ha ganado una muy alta estima en la población, se fue readecuando a los distintos cambios y demandas de la ciudad, siempre dotada de los elementos necesarios para el combate de incendios y todo tipo de servicios, así como también pasaron Bomberos con gran idoneidad y trayectoria, quienes a lo largo de los años supieron cumplir con todas expectativas, demandas y necesidades de la comunidad”.