Genera resistencias un proyecto de seguro para perros “peligrosos”

23 octubre, 2016 Leido: 13

Genera resistencias un proyecto de seguro para perros “peligrosos”

La Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires aprobó el proyecto que obliga a que los dueños de perros considerados “potencialmente peligrosos” cuenten con un seguro, una decisión que instaló la polémica en la sociedad y generó el rechazo de especialistas, que sostienen que esta iniciativa “es una barbaridad” y sólo sirve para “estigmatizar a algunas razas”.
“No existen razas de perros potencialmente peligrosas. Es como decir que los españoles, los italianos, los bolivianos, los paraguayos, los judíos o los argentinos son peligrosos. Hablar de diferencias raciales significa estigmatizar y aplicar un concepto biológico que no tiene nada que ver con la cuestión”, sentenció, en diálogo con “Diario Popular” el prestigioso médico veterinario Juan Enrique Romero.
Y graficó: “El perro no tiene la culpa, es como matar al cartero porque te trae una mala noticia cuando fuiste vos el que gastaste de más”. En el texto del proyecto de ley se apunta a algunas razas más comunes como Rottweiler, Doberman, Dogo argentino, Bull Terrier, Pitbull Terrier y Mastín Napolitano y a otras de menor renombre como Akita Inu, American Staffordshire, Bullmastif, Dogo de Burdeos, Fila brasileño, Gran Perro japonés, Presa Canario y Staffordshire Bull Terrier.
Si bien admitió que “existen perros potencialmente peligrosos”, el especialista, que lleva 40 años en la atención de animales, aclaró que “no tiene nada que ver con la raza”.
“Se apunta a ciertos perros por el tamaño o la potencia de mordida, pero no se ocupan de los mestizos agresivos o de un cuzco de 40 kilos. Me gustaría que incluyéramos todo lo que el perro puede generar, como el contagio de rabia por falta de vacunación o los accidentes de tránsito por no sacarlos a pasear con correa”, insistió Romero.
El proyecto, que obtuvo media sanción en el Congreso, apunta a cubrir eventuales daños que puedan producir los animales “peligrosos” a terceros, apuntando a un castigo de entre 2 y 10 salarios mínimos, es decir entre 16 y 80 mil pesos.