La diferencia entre un caño de agua y un metro de pavimento

15 octubre, 2020 Leido: 3883

La diferencia entre un caño de agua y un metro de pavimento

En infinidad de oportunidades hemos explicado que cuando se asignan partidas presupuestarias para determinadas inversiones oficiales, es difícil cambiarles el destino. Y cuando se determinan obras, es necesario escuchar opiniones (no técnicas, sino políticas) de quienes piden, reclaman, sugieren, y estiman por conocimiento lugareño, qué es lo que reclama la sociedad.
El distrito de Tres Arroyos tiene adheridos infinidad de señaladores en el mapa de las necesidades. Tal vez de color rojo, azul, amarillo o verde, según las prioridades que le urgen a los que vivimos acá.
En estos momentos de pandemia de salud y de economía, de plata, de bolsillo, de billetera, de lo que se quiera llamar, hay que equilibrar muchas cosas y en lo posible oír a los representantes del pueblo.
Nadie se opone cuando viene una obra importante. Y menos aún si no es onerosa para el vecino (de manera directa) y no decimos nada si aporta soluciones.
En los últimos días se licitó y se abrió parte de los sobres presentados para la obra de construcción de 23 km de ruta. Precisamente de la 73, entre San Francisco de Bellocq y Claromecó. Es un tramo turístico, transitado, y que si bien no hace demasiado tiempo que se hizo una reparación integral, es merecedora de una repavimentación.
Pero el Intendente de Tres Arroyos, los Concejales de Tres Arroyos, los legisladores provinciales de Tres Arroyos se enteraron de esta posibilidad concreta, cuando este medio anunció el proceso, cinco días antes de la apertura de sobres. No pudieron opinar, no pudieron dar sus pareceres, no les preguntaron absolutamente nada, con la sola excusa que había sido una obra que fracasó en el gobierno de María Eugenia Vidal.
Los presentes fueron muy diferentes. Los de entonces y los de ahora.
Nadie reniega. Nadie rezonga. Nadie se opone. Pero hay un monto muy interesante de 500 millones de pesos destinadas al financiamiento.
Y qué dice la voz popular: está dividida. Unos, que está bien. Muy bien. Y otros que se podría haber decidido en conjunto.
Y la otra división queda como un interrogante abierto: ¿hubiera sido más interesante ahora, en este presente, una obra integral de agua potable para Tres Arroyos en lugar del pavimento de la ruta?. Es un debate abierto de todos los días. Tal vez para el año que viene y no lo postergamos más. De esa manera habría reconocimiento unánime.