La emoción por el reconocimiento a Carlos Cabrera

16 diciembre, 2016 Leido: 24

La emoción por el reconocimiento a Carlos Cabrera

Aun cuando sus cultores quizá no sean muchos, la soguería criolla es un verdadero arte. Surgió de las manos del gaucho para la elaboración de elementos de uso cotidiano, pero con el paso del tiempo, la habilidad de los sogueros y la dedicación que le imprimen al arte del trenzado, cosido y tejido del cuero, esta disciplina es cada vez más reconocida en exposiciones, ferias y actos no sólo en la zona de la pampa húmeda, escenario natural del quehacer criollo, sino también fuera del país.

En Tres Arroyos, el arte de la soguería tiene un representante de primer nivel, merecedor de importantes premios y que siempre está presente en aquellos lugares donde la cultura criolla se muestra al mundo. Desde la Exposición Rural de Palermo hasta propuestas desplegadas en la provincia de Buenos Aires, en otros lugares del territorio argentino y más recientemente en Uruguay, son muchos los que disfrutan de sus piezas únicas en términos de diseño, trabajo y exquisita factura. Además, en noviembre último, la Honorable Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires lo honró nombrándolo como Académico Correspondiente, por “su predicamento y el mérito de sus expresiones artísticas, vinculadas con la Identidad Cultural Comunitaria de los Bonaerenses y representando a su partido”. Es Agua clara 2016, Carlos Cabrera.

La mamá de Carlos, Elvira Liand, recibió la estatuilla, ya que él se encuentra en Uruguay por cuestiones laborales.