La importancia de donar órganos

4 diciembre, 2019 Leido: 1510

La importancia de donar órganos

Hoy se cumplen dos años de la muerte del joven Brian Ruso, quien sufriera serias lesiones tras accidentarse con su moto en el cruce Ruta 3 y Av. San Martín de nuestra ciudad, la noche del 30 de noviembre de 2017.
Ruso, quien tenía 19 años, luego del choque estuvo cuatro días en coma y le diagnosticaron muerte cerebral. Las cadenas de oración para que su salud mejore abundaban, pero finalmente el joven falleció en el Hospital Penna de Bahía Blanca, el 4 de diciembre.

La familia de Brian decidió donar sus órganos. Este dato no es menor, es un gran gesto y algo que a la madre del joven, Alejandra Ullua, no se le pasaba por la cabeza en los momentos que “Rayo”, como le decían sus amigos, estaba en coma.
“Me decían que tenía un 3% de posibilidades de vida y que solo un milagro podía salvarlo, yo soy muy creyente y me aferré a ese milagro. Nos dijeron que era irreversible, yo creía que Dios iba a lograr ese milagro en mi hijo”, dijo la madre de Brian en diálogo con LU 24.
“Me vinieron a ver del INCUCAI, yo no quería saber nada, yo realmente no quería escuchar, les decía que no me hablen. Yo no podía creer lo que pasaba y no quería escuchar lo que me decían, yo fui a ver a mi hijo y veía que respiraba y que estaba vivo”, indicó.
Alejandra contó que le dieron hasta 24 horas para estar al lado de Brian. Su hijo era muy conocido y querido en nuestra ciudad, “era vida, un loco lindo, siempre lo veías con una sonrisa”, dijo su madre, eso la convenció de decirle sí a la donación de órganos.
“Después que dije que sí, pedí la condición de que me dejen estar con él hasta que entre al quirófano. Quería estar con mi hijo hasta el último momento, estuve 18 horas al lado de él”, sostuvo.
“Cuando pasó lo de la donación me pasó lo más duro que fue lo de las heladeras, que escuchaba que se llevaban los órganos, al principio estaba muy enojada porque pensaba que no tuvo ese milagro”, manifestó y dijo que “hoy entiendo que ese milagro está en cinco personas y en mi nieto, porque me dejó un nieto al cual yo adoro. Yo le digo a todo el mundo que done, es difícil pasar ese proceso”.
“Los órganos no van al cielo, hay otras personas que lo necesitan, mucha gente tiene la necesidad, hay que concientizar a todos, creo que uno desde la casa puede empezarle a hablar a los chicos de esto, en todo momento”, manifestó.