La Suprema Corte bonaerense falló a favor de una mujer que trajo a sus hijos a vivir a Tres Arroyos sin consultar al padre

28 julio, 2019

La Suprema Corte bonaerense falló a favor de una mujer que trajo a sus hijos a vivir a Tres Arroyos sin consultar al padre

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, en sentencia dictada en acuerdo rubricado por los jueces De Lázzari, Soria, Genoud y Kogan el pasado 3 de julio, hizo lugar al recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley interpuesto contra el fallo de la Sala II de la Cámara Segunda de Apelación en lo Civil y Comercial de La Plata; ello, sin perjuicio de las nuevas acciones que las partes pudieran entablar en relación a los distintos aspectos vinculados al cuidado personal de los hijos. De esta manera, falló a favor de una mujer que trajo a sus hijos a vivir a Tres Arroyos, desde La Plata, de manera “inconsulta” según denunció el padre.

La mencionada Sala II había confirmado la orden cautelar de restituir a los niños L. y S. R. M. a la ciudad de La Plata por considerar que la decisión de la madre de mudar el domicilio de sus hijos a la ciudad de Tres Arroyos fue unilateral e inconsulta.
Pero el Tribunal Superior remarcó que en el esquema del Código Civil y Comercial, la autorización para mudar el domicilio de los hijos menores dentro del país no se encuentra dentro de los supuestos enumerados en el art. 645 que requieren del consentimiento de ambos progenitores. Sin embargo, prosiguió, cuando media, como en el caso, oposición del otro progenitor, la resolución judicial debe atender al “interés superior del niño” al que alude el art. 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño.
Este principio, subrayó la Corte, apunta a dos finalidades básicas: constituirse en la pauta de interpretación y decisión ante un conflicto de intereses y cartabón para ponderar el tipo de intervención institucional destinada a proteger al niño. La opción a escoger se define, entonces, en congruencia con ese criterio ponderativo del mayor beneficio para los menores. En el caso concreto analizado, el Tribunal Superior concluyó que si bien la decisión de la progenitora de mudar el domicilio de los niños a la ciudad de Tres Arroyos fue unilateral e inconsulta, ante la invocación por parte de aquella de motivos laborales, y la denuncia de incumplimiento de la obligación alimentaria que formulara respecto del padre, la orden cautelar de regreso de los niños a su residencia anterior sin ponderar el impacto que ello podía generar en la estabilidad emocional y en el desarrollo integral de los mismos, resultaba descalificable.
PARA CONOCER EL FALLO COMPLETO
https://cijur.mpba.gov.ar/files/articles/1255/sentencia_c_121612.pdf