El Corralón desvinculado de la causa de facturas truchas

20 octubre, 2014 Leido: 22

El Corralón desvinculado de la causa de facturas truchas

El diario La Nación publicó este domingo un artículo, en el que desarrolla aspectos relacionados con una investigación judicial que involucra a tres grupos empresarios bahienses con el kirchnerista Lázaro Báez. Según se desprende de esa pesquisa, que los periodistas de La Nación llevaron adelante cotejando registros contables, cheques y otros documentos durante 10 meses, Báez utilizó, para evadir impuestos, facturas truchas por decenas de millones de pesos. Pero no sólo utilizó facturación apócrifa emitida por esas empresas, sino que también hizo lo propio con un talonario completo, también falsificado, de la firma tresarroyense El Corralón. Uno de sus responsables, Mario Ferraro, aseguró hoy a la radio que “no entendíamos nada lo que pasaba con esas facturas. Jamás habíamos visto un importe de esa magnitud. Todo comenzó con una inspección de la AFIP Bahía Blanca, mostrándonos una facturación desmedida, con cheques cobrados, emitidos y endosados por alguien y con firmas que no coincidían con las nuestras. Pero pusimos a disposición de las inspectoras toda nuestra documentación. Nosotros facturábamos en ese momento, en el 2009, unos 100.000 pesos mensuales, así que para ellas fue muy fácil darse cuenta de que esas facturas no eran verdaderas, no eran nuestras”.

Números gigantes

Cabe destacar que la primera investigación por facturación apócrifa contra Báez se inicia precisamente en Bahía Blanca, a través de documentación vinculada a la firma Gotti Hermanos, cuyo titular fue asesinado en un confuso episodio que jamás se esclareció. Y es precisamente en las rendiciones de esta empresa que aparecen las facturas de la tresarroyense El Corralón, algunas por casi 1.800.000 pesos, superando incluso la facturación anual de la firma local.

“Nosotros no conocíamos a ninguna de esas empresas involucradas, nos pusimos en contacto con el estudio de abogados de Alfredo Echegoyen y Eduardo Marino, y les cursamos carta documento a Austral Construcciones (la empresa de Báez), Gotti, la misma AFIP. Y la verdad es que pudimos comprobar que no teníamos nada que ver con estas cosas, y nunca más tuvimos un problema, no tuvimos que declarar, nada de eso”, aseguró Ferraro.

Las facturas apócrifas de El Corralón cuya utilización le achacan a Báez eran, según describió Ferraro, “realmente muy burdas. No se parecían en nada a las nuestras, y además incluían datos erróneos. Nos llamó la atención lo mal hecho que estaba todo, ni siquiera nuestros nombres eran los correctos. Le dijimos a las mismas inspectoras de la AFIP que esto era prueba de una impunidad muy grande”.

“Famosos”

Mientras avanzaba esa investigación impositiva contra Báez, el titular del organismo recaudador nacional, Ricardo Echegaray, hizo descender de categoría a la dependencia de la AFIP en Bahía Blanca y la colocó bajo la órbita de Mar del Plata. La causa involucra también como emisor de facturas truchas a Juan Suris, conocido públicamente por ser el novio de la vedette Mónica Farro y ahora preso, sospechado de narcotráfico.