Los programas de niñez y adolescencia de Desarrollo Social: cuáles son, dónde y cómo funcionan

15 septiembre, 2022

Los programas de niñez y adolescencia de Desarrollo Social: cuáles son, dónde y cómo funcionan

Los programas de niñez y adolescencia de la Secretaría de Desarrollo Social, que funcionan en la ciudad cabecera y algunas de las localidades del distrito, se han constituido en interesantes espacios que incluyen talleres y otras propuestas. En Reta hay 25 chicos los martes, jueves y sábados de 16 a 18 en el anfiteatro; 40 en Copetonas, todos los días de la semana de 17 a 19, y 150 son los tresarroyenses que participan de los programas en los barrios.

“Siempre había un reclamo de las localidades, que planteaban que todo pasaba por Tres Arroyos y los chicos de allí no tenían acceso a los programas que se proponían y que dependen del área de Niñez y Adolescencia de la Secretaría, muchos de los cuales comenzaron a funcionar cuando cambió la ley llamada ‘de Patronato’. Y desde ese momento se buscó que en el sistema de corresponsabilidad en el que trabajan en conjunto las escuelas, los clubes, las instituciones que reciben a los chicos por distintas razones para prevenir situaciones de maltrato, abuso, etc., se desarrollen actividades que propendan al juego, a la continuidad del estudio, como salida. Y eso es lo que hacen estos programas: que a través de distintas propuestas vean que hay otros caminos hacia el futuro”, explicó la secretaria de Desarrollo Social, Claudia Cittadino.
Además, como se busca que los talleristas sean del lugar y conozcan su dinámica, las propuestas abrieron una interesante fuente laboral para la gente de las localidades.
Los más chicos, en tanto, disfrutan de las actividades que ofrece Puentes en la Infancia, que en Tres Arroyos funciona en tres sedes: Olimpo, Villa Italia y Barrio Municipal. “Se cubren todos los días de la semana de 17 a 19 con una concurrencia de 150 chicos; y realmente el vínculo que se ha armado con los chicos es muy lindo. Y la estrategia es trabajar siempre a través del juego, y con la intervención de equipos técnicos que incluyen psicólogos, psicopedagogos, fonoaudióloga, terapistas ocupacionales, talleristas formados. Nada está hecho al azar, son talleres preparados, con su motivación y su estrategia para avanzar, y además se trabaja individualmente con los casos que lo requieran”, puntualizó.
Con los adolescentes, consideró la funcionaria, “hay un trabajo más fino, por eso uno de los talleres se llama, como la canción, ‘Tarea Fina’, y varios de ellos están valorando lo que es el trabajo, porque nos ayudaron a acomodar los consultorios de fortalecimiento que instalamos en la casa que pertenecía a los programas de Amigos del Menor y la Familia. Y para ellos fue muy importante, porque están felices de tener una actividad cuando hasta ahora estaban fuera del sistema. Nuestro próximo paso es apuntar a que se reintegren a la educación formal”.
También mencionó al programa Envión, donde chicos más grandes comparten desde talleres de formación de oficios hasta de música y canto. “Nuestro trabajo es para ellos, pensando en ellos, y hay quienes piensan que es un dinero que no está bien gastado, pero para nosotros es una inversión”, concluyó.