LU24 lo sorprendió tomando agua del mar y contó en exclusiva todos sus beneficios

27 septiembre, 2015 Leido: 49

LU24 lo sorprendió tomando agua del mar y contó en exclusiva todos sus beneficios

El Movimiento de Cursillos de la Cristiandad realiza, desde el viernes en la Colonia de Vacaciones de Claromecó, un retiro religioso anual del que participan fieles de toda la Arquidiócesis de Bahía Blanca, entre ellos de Coronel Dorrego, Monte Hermoso, Coronel Pringles, Coronel Suárez y Tres Arroyos. Entre los participantes está Walter Leguizamón, montehermoseño que LU24 sorprendió, en la arena de la villa balnearia, tomando agua del mar, en coincidencia con la aparición en comercios de Claromecó de información acerca de los beneficios del líquido marino en la salud.

“Hace años que está científicamente comprobado que el agua de mar tiene múltiples beneficios, por eso en Europa incluso se vende en bidones y botellas como el agua mineral, aún con la salinidad que tiene. Hace más de 3 años que la consumo, y lo recomendable son dos vasos por día, a la hora que uno quiera, preferentemente a la mañana y al acostarse. En mi caso yo dejé de usar muñequeras, que usaba porque vivía con dolor de muñecas, ya que en Monte Hermoso paleo arena, y tengo una cuadra de panadería y repostería. Cuando empecé a leer y estudiar sobre el tema, para lo que me contacté con biólogos y oceanógrafos, me entusiasmé, pude probar sus beneficios y la estoy promocionando”, explicó Leguizamón.

“Para combatir la desnutrición infantil”

Sin embargo, admitió que “hay un desconocimiento total sobre el tema, o quizá no se quiere que se sepa que tiene esos beneficios, como suele ocurrir con la medicina alternativa. Pero está comprobado que nuestro cuerpo está constituido por el 70 por ciento de agua de mar, por eso nuestras lágrimas son saladas, nuestro sudor es salado. El agua de mar tiene el mismo plasma que la sangre y es reconstituyente orgánico. El Ministerio de Salud Pública de Nicaragua declaró la ingesta del agua de mar en todo el país, y están poniendo dispensarios en todo el territorio para aquel que la necesite. Por eso en la Argentina se tiene que saber, porque además se puede mezclar con agua mineral y con jugos, para combatir la desnutrición infantil”.

La difusión de las bondades del agua de mar también podría favorecer el turismo y los emprendimientos vinculados en la zona, consideró Leguizamón.

Nuevos aires

“Nosotros analizamos, en estos retiros, los cambios que atraviesa la Iglesia, sobre todo con el nuevo aire que le ha dado el Papa Francisco”, aseguró Leguizamón, quien sostuvo que a quienes conocían al Pontífice desde su etapa cardenalicia “no nos sorprende su actitud, su mensaje, porque si llegó hasta allí es porque es una persona de muchísima entrega”.