Monte Hermoso: la experiencia de vivir la caída de un rayo en la playa

26 enero, 2016 Leido: 14

Monte Hermoso: la experiencia de vivir la caída de un rayo en la playa

Valentín Villalba, empresario hotelero de Monte Hermoso, compartió con LU24 la experiencia de sufrir en carne propia las consecuencias de la caída de un rayo en la playa, hace un año.

“Tengo un emprendimiento hotelero frente al mar, y estoy muy pendiente de lo que allí ocurre; además, realizo actividades físicas de rutina, y hace un año atrás en un día muy calmo, gris, salí a correr, y al volver de un circuito que hago diariamente, vi una luz blanca y sentí un golpe muy grande en el cuerpo que me tomó por sorpresa, y si bien no perdí el conocimiento caí al piso y tarde en reincorporarme”, dijo.

“Si bien uno se impresiona por ver las luces en el horizonte no me había pasado nunca, no había gente, y nunca supe lo que pasó; creo que había impactado un rayo cerca, quedé aturdido, sentía un zumbido en los oídos muy fuerte”, manifestó Villalba.

Su participación en el rescate

Respecto del suceso ocurrido el domingo en el cual se produjo nuevamente la caída del rayo en el sector de la playa, relató que “momentos antes de lo ocurrido desenchufamos en el hotel aparatos electrónicos para evitar problemas ante la tormenta que veíamos que se aproximaba, cuando imprevistamente vimos una luz muy fuerte en el agua, y uno de mis compañeros quedó shockeado, porque se vio muy cerca, y a los pocos minutos hubo un ruido ensordecedor; se vivieron momentos de mucho nerviosismo, y lo único que pensé fue salir corriendo hacia la playa porque había gente que podía requerir ayuda”.

“Los guardavidas enfrente estaban bastante desorientados viendo cómo podían colaborar, y yo buscaba gente lastimada en la arena, se descargó una lluvia muy fuerte, y los vecinos desde los edificios me señalaron que había una persona en el mar; logré llegar a ver un brazo en el agua, y corrí hacia el agua para sacar a esta persona, y lo retiramos con la ayuda de los guardavidas; llegó inmediatamente una ambulancia y le prestaron la asistencia”, sostuvo.

“Fue un momento de muchísima tensión, muy feo, por lo que creo que hay que tomar conciencia de estos momentos que pueden ser muy peligrosos, por lo que creo que la responsabilidad de los guardavidas no es la de avisar cuándo va a caer un rayo, ya que son tormentas de verano, se aproximan muy rápido uno las ve en el horizonte y se vienen muy rápido”, concluyó.