Payamédicos locales aún no conocen alcances de la ley que los incorpora como servicio rentado en hospitales

1 septiembre, 2015 Leido: 15

Payamédicos locales aún no conocen alcances de la ley que los incorpora como servicio rentado en hospitales

Recientemente, el gobierno bonaerense promulgó una ley sancionada por la Legislatura que obliga a los servicios de terapia pediátrica de los hospitales públicos, provinciales y municipales, a incorporar a sus servicios de pediatría a “especialistas en el arte de clown o payasos hospitalarios”, más conocidos como “Payamédicos”. Estos prestarán un servicio social, percibirán honorarios y no deben ser necesariamente médicos, según indica la norma, de la que todavía no hay mayores detalles según confiaron integrantes del grupo local de Payamédicos que habitualmente desarrolla actividades, en la modalidad voluntaria, en el Hospital Pirovano.

“Todavía no sabemos qué va a pasar con la ley. Nosotros venimos trabajando como voluntarios desde hace varios años, y contamos con una preparación, porque es importante tener en cuenta que no cualquier payaso puede realizar esa tarea. Estamos en contacto con personas que no la están pasando bien, de manera que el abordaje con ellos debe ser hecho con mucho cuidado. Hay gente, adultos o niños, que no aceptan al payaso, así que uno tiene que hacer un trabajo concreto con eso. Hemos leído la ley, conocemos las noticias, pero no hemos tenido reuniones con la dirección del Hospital ni nada por el estilo, ya que según sabemos la ley se aplicará desde el 2016”, explicó Silvina Llanos, quien advirtió no obstante que “me parece, como payamédico, que debería aplicarse a todas las áreas de un centro de salud y no únicamente a pediatría”.

“Esta no es una ley que Payamédicos haya buscado, fue aprobada por la Legislatura y promulgada por el gobernador Scioli. Nos parece bueno que este trabajo, que es un servicio a la comunidad y algo serio, sea valorado y reconocido, porque nosotros nos hemos formado, insistimos en que no cualquiera puede ser payamédico, y esperamos que después de la ley se pueda hacer una carrera, que luego brinde una salida laboral”, completó, por su parte, María Mendiola.

“No se necesita una ley para ser payamédico”

Respecto a la disponibilidad de recursos humanos para cumplir con la norma en el Hospital local, Llanos advirtió que “nosotros nos recibimos 27, y por diferentes razones, la única que está trabajando soy yo, que estoy en el Geriátrico desde hace 4 años, porque me enamoré de los abuelos y ahí me quedé. Y lo que quiero que quede claro es que yo no necesito de una ley para ser payamédico; uno lo tiene que sentir, estamos trabajando con gente, y lo que yo quiero es que se tenga en cuenta que no cualquiera puede hacerlo. Ojalá muchos de los que se recibieron vuelvan a la actividad, porque la mayoría no lo puede hacer porque necesitan trabajar para vivir. Lo positivo es que si se aplica la ley, algunos podrán percibir un sueldo por su trabajo”.

En este sentido, advirtieron las payamédicas locales, será necesario conocer cómo se van a hacer las actividades, cuáles serán, en qué horarios se cumplirán y cómo y quién estará a cargo de establecer los honorarios a percibir.