Por no acatar aislamiento la justicia actuó en Chubut: en Claromecó reniegan por la cuarentena

12 marzo, 2020 Leido: 30

Por no acatar aislamiento la justicia actuó en Chubut: en Claromecó reniegan por la cuarentena

Mientras la justicia en Puerto Madryn inició una causa judicial contra una funcionaria judicial por haber enviado a uno de sus hijos al colegio tres días después de volver de un viaje a Italia, en Claromecó reniegan de la cuarentena.

Una madre se quejó por redes sociales, que tras haber sido entrevistada por autoridades de salud tuvo que poner a su familia en cuarentena, luego de que su hijo regresara de un viaje a Europa que había realizado la semana pasada.
La mujer dijo que fue denunciada ante la posibilidad de contagio y aseguró que ella y su familia se encuentran bien. “Infectado estas vos, pero de envidia. Me denunciaron porque mi hijo vino de Europa hace una semana y el pueblo corre peligro de contagio”, escribió en Facebook.
En Puerto Madryn
Esta tarde el fiscal jefe de esa ciudad de Chubut, Daniel Báez informó que una mujer sería la primera persona judicializada en el país por el virus que atraviesa el mundo.
“Expuso al personal educativo, alumnos y a sus compañeros de trabajo al peligro de un potencial contagio”, dijo Báez y por eso tras haber conocido la situación inició una causa que lleva el número 70681 y está basada en el artículo 205 del Código Penal que expresa que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años al que violare las medidas adoptadas por autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia”.
El chico concurrió a la Escuela de la Costa, un establecimiento privado de Puerto Madryn donde en general concurren hijos de familias de buen poder adquisitivo. La familia reside en el Barrio Sur y es dueña de al menos, un establecimiento hotelero. El chico había viajado a Italia presuntamente a participar de una prueba o clínica de fútbol, lo que no fue confirmado todavía.
Tras permanecer un par de días en la casa, el menor y sus tres hermanos fueron enviados al colegio por la madre, quien también concurrió a trabajar a los tribunales de Puerto Madryn compartiendo las jornadas con sus compañeros de trabajo.
Ni bien el chico comentó en la escuela que hacía solo unos días que había llegado de Italia, se armó un verdadero revuelo. Y una llamada alertó a la justicia provocando la intervención de oficio de la fiscalía. Ahora y tras las previsiones médicas del caso, tanto el niño como la mujer y el resto de la familia deberá cumplir con la cuarentena mientras la instrucción de la causa continúa. Por el momento no se informó si el chico o algún integrante de su familia tuvo o tiene síntomas de coronavirus.