Proyecto Pulpería, al rescate de los pueblos olvidados

5 agosto, 2020 Leido: 670

Proyecto Pulpería, al rescate de los pueblos olvidados

Se largaron hace poco más de una década a recorrer las rutas bonaerenses alternativas, poco o nada frecuentadas, para trazar un panorama de los pueblos rurales. Se encontraron con una postal poco alentadora de aislamiento y condena de lenta extinción. La acción directa de Proyecto Pulpería, una ONG que reivindica su absoluta independencia de los gobiernos de turno, ya decantó en la reconstrucción o recuperación de bibliotecas populares, estaciones ferroviaras, clubes de campo, y claro, pulperías de añosos interiores.

Leandro Vesco, presidente de la ONG Proyecto Pulpería y periodista del Diario La Nación, es el impulsor de esta iniciativa y habló con LU 24 al respecto: “comenzamos a trabajar en el año 2007 en la provincia de Buenos Aires con el objetivo de revalorizar, poner en valor y preservar la vida rural y también incentivar el traslado de algunas familias de la urbanidad hacia al campo”, contó.
“Intentamos mostrar que la vida rural es más beneficiosa que la urbana en distintos sentidos. Nosotros estamos en Barracas, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, sostuvo, agregando además que “en el año 2014 comenzamos con este proyecto de repoblación, hemos estado trabajando en algunos pueblos, entre ellos Faro”.
Al ser consultado de como incentivar a la gente para irse a vivir de la ciudad al campo, Vesco explicó que “mis notas son muy leídas en el diario, hay lectores que se enganchan con esto, como así también a través de los libros. Estos trabajos han incentivado muchísimo el interés de la gente para irse al pueblo”.
“La vida rural requiere mano de obra, hay trabajos pero es importante el tener el recurso económico para empezar un cambio de vida. Desde el Estado no hay ningún proyecto que incentive a esto”, manifestó.
También se refirió a Gascóm, un pueblo de 114 habitantes que se ha visto beneficiado con la iniciativa: “allí llegaron 10 familias y están viviendo muy bien, trabajamos mucho en el territorio y viajamos más de 20 veces al pueblo para ver que necesitaban los pobladores”, sostuvo.