Reflexión, música, danzas y locro en San Cayetano

9 julio, 2015 Leido: 12

Reflexión, música, danzas y locro en San Cayetano

“Iniciamos un tiempo de celebraciones bicentenarias que se extenderán hasta el 2016 cuando recordemos a aquellos dirigentes fundacionanales que dieron cuenta que había llegado el tiempo de miles de hombres y mujeres, libres unos, esclavos otros, que uniendo sus dolores y esperanzas se manifestaron expresando: somos capaces de decidir por nosotros mismos hacia donde queremos ir…sí, queremos ser libres, libres para siempre fue la voz colectiva de aquel 9 de julio de 1816 que aún resuena”.

De esa manera dio inicio el acto, llevado a cabo en el gimnasio Polideportivo de la Escuela Nº 2 de San Cayetano, en conmemoración a un aniversario más de la declaración de la independencia.

El intendente municipal Miguel Ángel Gargaglione, junto a la directora de la mencionada institución educativa, Laura Peña, y  el integrante de Bomberos Voluntarios Walter Cuesta, fueron los encargados de izar el pabellón nacional; mientras que el presidente del Honorable Concejo Deliberante, Juan Adrián Laborde, la presidente del Club Independiente, Florencia Sánchez, e integrante de la cooperadora de la escuela anfitriona, María Marta Conde, hicieron lo propio con la bandera bonaerense.

Luego de entonadas las estrofas del Himno Nacional, las cuales fueron representadas coreográficamente por alumnas de la Escuela Nº 1, el intendente Gargaglione hizo un breve repaso de los acontecimientos vividos, fundamentalmente entre 1810 y 1816, destacando las instrucciones que las provincias dieron a sus diputados,  que se reunirían en Tucumán para inaugurar un nuevo Congreso constituyente, de “declarar la absoluta independencia de España y de sus reyes”.

“Finalmente, cuando, nuestro padre de la Patria, San Martín llamaba a terminar definitivamente con el vínculo colonial, el día 9 de julio de 1816, en aquel Congreso se resolvió considerar como primer punto el tema de la libertad e independencia de las Provincias Unidas de la América del Sud de la dominación de los reyes de España y su metrópoli. Fueron los congresistas pese a los inconvenientes y diferencias económicas y políticas, quienes en forma unánime estuvieron de acuerdo en esa transcendental decisión” señaló.

Seguidamente, el Intendente Gargaglione invitó a reflexionar respecto a la valentía que tuvieron los protagonistas de nuestra historia y qué enseñanzas dejaron aquellos hombres que construyeron nuestro pasado.

“Hoy, nuestra responsabilidad como ciudadanos, es ser defensores y transmisores de esos valores, dando lo mejor de cada uno de nosotros, como columna vertebral en la construcción permanente de nuestra Patria. También hoy, nosotros estamos llamados a hacer de nuestro tiempo un momento histórico.

La celebración del Bicentenario que se inicia, se nos aparece también como una invitación  a mirar el futuro con esperanza y con el compromiso de trabajar por la justicia y la paz, en la construcción del bien común. Este es nuestro presente y con el esfuerzo diario debemos sostenernos de pie y llevar adelante por el camino de la historia a nuestra querida Argentina”, finalizó el Jefe Comunal.

Finalizado el acto protocolar, comenzó el momento festivo comunitario donde funcionarios, representantes de instituciones, alumnos y vecinos se predispusieron a compartir una jornada patria. Entre mate cocido y tortas fritas, los jóvenes del programa “Envión” representaron el instante histórico en que se declaró la Independencia, al tiempo que se reafirmó nuestra identidad con la firma de un acta compromiso en defensa de la unidad, la paz y la libertad.

A su vez, el Centro de Actividades Juveniles de la Escuela Secundaria Nº 1, montaron una pequeña radio donde, a lo largo de la mañana preguntaron a los presentes sobre el significado de la palabra “Patria”. Fuera del gimnasio, y desde muy temprano, personal de la dirección de Educación y Cultura, de Bomberos Voluntarios, de Fortín Gaucho y muchos colaboradores preparaban un locro popular para más de 600 personas.

Mientras tanto, en el gimnasio continuaron las actividades artísticas. Alumnos del Centro de Actividades Infantiles de la Escuela Nº 2 desplegaron su alegría al ritmo de la chacarera “La sin razón”. Luego fue el turno de los asistentes al taller de canto del área de Cultura Municipal, coordinados por Luciano Mastronardi, quienes interpretaron canciones del folclore nacional.

Y mientras el público saboreaba unas ricas empanadas de carne, sobre el escenario alumnos del bachillerato de adultos de la Escuela Secundaria Nº 1 se sumaron a los festejos con su música. Lo propio hicieron Lucas y Emanuel, dos jóvenes alumnos de la Escuela Nº 2, y el marplatense Sergio Gómez, sobrino de Argentino Luna.

La guitarra fue hace 200 años,  sigue y seguirá siendo el símbolo indiscutible de la identidad cultural argentina. El profesor Nicolás Altieri y un grupo de alumnos del taller municipal demostraron su quehacer artístico. Y también las danzas son una muestra acabada de cada una de las regiones de nuestro país, ofreciendo ritmos, sentidos y coreografías, muy diferentes tanto como los pasajes y las historias de cada rincón de la patria. El taller de folclore coordinado por Jorge Canal deleitó a los presentes con un gato, un cielito, el escondido y la chacarera, culminado la fiesta con gran parte del público sumándose al baile.

El aroma invitó a salir a la calle, el locro estaba a punto. Es la comida que mejor representa a nuestras fechas patrias, preparado ya por los pueblos originarios. La ceremonia de revolver suave y permanentemente estaba concluyendo, la salsa lista para darle el toque final y particular. El Intendente Municipal Miguel Gargaglione fue el encargado de servir la primera porción, el resto una veintena de manos amigas que se prestaron desinteresadamente para que esta celebración del 9 de julio se recuerde y se repita en el año del Bicentenario.