Salim: “Ya no hay preocupación en la planta urbana aunque sí en los campos”

19 julio, 2014 Leido: 5

Salim: “Ya no hay preocupación en la planta urbana  aunque sí en los campos”

Los arroyos de la ciudad han sufrido una disminución en sus cauces, por lo que el agua corre al mar normalmente, manifestó el Intendente Interino, Cdor. Guillermo Salim, “Los arroyos han mantenido los cauces y en momentos se han incrementado, pero el agua afortunadamente corre al mar y ya no hay preocupación en la planta urbana. No así en los campos donde aún queda mucha agua y ahí estamos trabajando. Afortunadamente no pasó a mayores, como tampoco afectó a ningún vecino”, dijo.

Salim, destacó que personal municipal y del Ente Vial, trabajaron intensamente en prevención de manera conjunta con los vecinos que estaban preocupados.
“Se tomaron medidas para tranquilizar a los vecinos. Se trabaja en equipo y se aprende de experiencias anteriores. Además se registraron datos para evaluar como se comportan los arroyos. Se trabajó bien y cada uno hizo lo suyo”, sostuvo.
Remarcó que en las localidades sucedió lo mismo, e hizo hincapié en la “excelente interacción entre los productores y el sector vial”.
Anticipó que se harán consultas a organismos técnicos para ver que se puede aportar desde los mismos.

AUMENTAN LAS DIFICULTADES PARA LOS PRODUCTORES

Aunque el agua tiende a escurrir por estos días, la situación en diversos lugares de la zona sigue siendo complicada, tal lo mencionó Juan Ouwerkerk, gerente de la Cooperativa Rural Alfa, “la zona agropecuaria del sector comprendido desde Tres Arroyos hacia San Mayol y la costa está complicado por la presencia de agua, aunque San Francisco de Bellocq, Orense y Linca Lel serían los más afectados”.
Ouwerkerk hizo mención sobre la complicación para los productores, “no pueden sacar hacienda para la venta y los que hacen engorde, no pueden hacer entrar el alimento. Además hay sembrado bajo el agua, y no se puede cosechar tampoco”.
Anticipó también que se evaluará si se solicitará a la provincia declarar emergencia o desastre agropecuario.