San Cayetano: una multitud acompañó la procesión del Patrono

7 agosto, 2014 Leido: 8

San Cayetano: una multitud acompañó la procesión del Patrono

Como cada 7 de agosto, fieles de San Cayetano y la región se acercaron a la rotonda de acceso a la vecina ciudad, desde donde comenzó la tradicional procesión encabezada por la imagen del Santo Patrono.

Pasadas las 14 horas, niños, jóvenes y adultos se unieron en un largo e intenso rezo, agradeciendo y pidiendo para que no falte pan, paz y trabajo.
Así, los fieles recorrieron las avenidas Hernán Apezteguía e Independencia, previo desvío hasta el Hospital Municipal, para culminar en la parroquia San Cayetano donde el presbítero Pablo Deiro presidió la misa. Allí, el sacerdote comenzó el sermón reconociendo a San Cayetano “por esa actitud que ha tenido de seguir a Jesús y mostrando al mundo a través de sus acciones, de sus palabras, esa providencia que Dios nuestro padre quiere distribuir a todos los hijo de él. Celebrar esta fiesta de San Cayetano es reconocer que Dios es providente con nosotros”.
Asimismo, en sus palabras sobre el acercamiento constante que mantiene Dios sobre cada uno de nosotros, Deiro afirmó que lo que le interesa es “encontrarse con esa preciosa que eres tú. Él sabe cuánto vales, cuánto sos capaz de dar, él te conoce en toda tu bondad, y lo sabe porque te creó y te dio la vida dejando esa impronta de su presencia en tu alma y en tu corazón. Por eso nosotros nunca vamos a estar satisfechos con lo que consigamos, porque todo lo que podamos tener en nuestra vida nada es igual a lo que podemos recibir cuando estamos unidos a nuestro Dios”.
“Dios quiso que toda esa acción misericordiosa y providente que tiene para con nosotros hacerlo a través de personas concretas para que podamos sentir verdaderamente el amor, y una de ellas fue San Cayetano”, señaló. Acto seguido enumeró las actitudes y acciones para con los enfermos, los necesitados y los excluidos afirmando que “San Cayetano es un ejemplo de viuda cristiana, un ejemplo para todos aquellos que queremos ser fieles al amor de Dios y querer expresarlo con nuestras vidas, nuestras acciones, nuestras palabras, nuestros gestos. Seamos con él samaritanos de todos aquellos que están necesitados”, finalizó.
Simultáneamente, en instalaciones de la Asociación Italiana Nueva Italia, artesanos de la ciudad y distritos vecinos exhibieron los productos realizados por sus propias manos, al tiempo que en el centro de plaza América cientos de niños disfrutaron de los juegos inflables mientras que los adultos recorrieron diversos puestos de venta ambulante.