Se intensifican los trabajos en Orense para evitar que el agua invada la localidad

27 agosto, 2014 Leido: 20

Se intensifican los trabajos en Orense para evitar que el agua invada la localidad

El director de Deportes, Francisco Aramberri, es uno de los funcionarios municipales que están recorriendo las zonas afectadas por el temporal. Ayer llegó a la localidad de Orense, y destacó la complicada situación por la que atraviesan los vecinos del lugar, además de la labor del personal municipal que desarrolla tareas para lograr la contención del agua del arroyo.

“Cuando el agua se aproxima, la gente se pone nerviosa; pero se trabajó bien con el personal que está en el lugar y la gente colaboró también. Lo que estaba a mano se hizo. Ayer a las 21 estábamos en Orense y regresamos a las 3 de la madrugada. Cuando llegamos el agua era contenida por los taludes e ingresaba por los campos. En algunas calles bajas, estaba a la altura del cordón y los vecinos comenzaban a preocuparse. Se hicieron varios trabajos; sobre todo en Barrio Norte, además de un zanjeo bordeando la ruta para el escurrimiento del agua y así aliviar la zona. Venía mucha agua a Orense, en algunos sectores es imposible llegar. Ojala que no pase a mayores”, relató.

Aramberri indicó que, entre otras tareas, en la zona afectada “se hizo un zanjeo paralelo a la Cooperativa Agraria en la calle y un canal sobre la paralela a la ruta en 400 metros”.

La gente no quiere ser evacuada

El funcionario, remarcó que por precaución algunas personas en la localidad fueron evacuadas, aunque otras se resistían a dejar sus hogares.

“Mucha gente se resistía a salir de la casa, hay algunos evacuados y están siendo atendidos como corresponde”, sostuvo.

Según se pudo conocer, actualmente hay 12 evacuados que están siendo contenidos, mientras que otros habitantes se niegan a salir de su casa.

La situación en el cruce

Además, Aramberri advirtió que en el cruce de las rutas 72 y 73 hay una enorme cantidad de agua.

“Es muy difícil pasar. Un auto común y corriente no puede transitar por el lugar, ya que hay correntada de agua y con 60 centímetros de altura”.

Raúl Ascat: “el agua sigue viniendo”

“La cantidad de agua que hay no la vi en mi vida”, aseguró esta mañana el delegado municipal de Orense, Raúl Ascat, a LU24.

Advirtió que “hay un canal que trae a la calle de Donadío y se va a un canal que sale a la arteria y va para el lado de Necochea. Todo sale al mar, pero no alcanza y el agua sigue viniendo”.

Cedió un talud

Ascat se mostró preocupado frente a un talud que cedió ayer, lo que generó que el agua avance por las calles.

“La localidad recibe una enorme cantidad de agua del norte, que cuando desemboca en las calles rurales que vienen al lugar, hay que detenerla porque si la dejás pasar nos inundamos”, explicó al respecto, y dijo que “hasta ahora íbamos salvándonos, trabajando hace días, pero ayer se reventó un talud y empezó a entrar muchísima agua”.

Destacó que estuvo presente “todo el equipo municipal, que nos ayudaron un poco con este problema”.

Preocupación en los vecinos

El barrio Norte está rodeado por agua que viene del lado de San Francisco de Bellocq y del lado de Necochea. Y muchos vecinos, que se mostraron reticentes a dar testimonio, no pueden dejar de recordar un momento en que ese sector de Orense sufrió una inundación de graves consecuencias, por lo que valoraron la presencia de los funcionarios municipales que desde ayer se hicieron presentes para supervisar y realizar los trabajos con los que se intenta frenar el agua, y también para brindar contención a la población en la compleja situación.

En inmediaciones de la ruta 72, donde finaliza la zona urbana de la localidad, una retroexcavadora está haciendo una zanja para permitir el paso del agua.

Hay terraplenes, taludes, pero existen dudas acerca de cuánto puedan resistir el avance de tal cantidad de líquido. Y toda la zona está llena de árboles caídos, entre ellos todas las palmeras del acceso a Orense.

Según el vecino Cabodevila, la situación es complicada pero “para el lado de Cristiano Muerto ya está empezando a bajar, ya descendió como un metro, y esperemos que baje acá también. Tendrían que hacer un cañadón hacia el norte, para el lado del campo de Beguerie, y calculo que por ahí podría escurrir el agua. Para eso se cortó la ruta para el lado de Bellocq. Calculamos que para la tarde va a empezar a bajar. Porque acá se choca el agua que viene de los dos lados”.

Elizabeth Rens, que tomaba fotografías y es vecina del barrio Rivadavia, recordó que su familia vivió la inundación anterior, y aseguró que “dicen que es peor la de ahora, que viene más agua”.

Aranegui: “La situación es controlable”

El secretario de Obras Públicas, Roberto Aranegui, estuvo en la localidad hasta la madrugada y volvió a media mañana. Aseguró que el objetivo de la presencia municipal en el lugar “es tratar de paliar esta situación, conteniendo el agua como se está haciendo hasta ahora. Se están haciendo canalizaciones, taludes para que no ingrese el agua, y todo lo que está demandando su avance para evitar que no ingrese en las zonas urbanizadas. Se hizo ya una canalización por una avenida de la ciudad, y se está tratando de hacer lo mismo en forma paralela a la ruta, para el lado de Cristiano Muerto y para el otro sector. Suponemos que en algún momento empezará a bajar, y si bien es cierto que hay lugares críticos en cuanto al ingreso de agua a las casas, la situación es controlable”.