Seguridad Vial: Campaña para el uso correcto del código de sobrepaso

27 marzo, 2015 Leido: 15

Seguridad Vial: Campaña para el uso correcto del código de sobrepaso

El 19º Distrito – Bahía Blanca de la Dirección Nacional de Vialidad (D. N. V.), informa que se ha iniciado desde la Dirección Nacional de Vialidad, una campaña para el uso correcto del código de sobrepaso en las rutas del país.

Existe un código establecido de uso que resulta extremadamente peligroso a la hora de circular por las rutas del país. No se conoce el origen del error pero se utiliza exactamente al contrario de lo establecido por la normativa vial. Se trata del sistema que utiliza los guiños del camión para indicarles a los automovilistas de atrás la conveniencia de adelantarlo.

Por iniciativa del 3° Distrito Tucumán, de la Dirección Nacional de Vialidad, se inició una campaña para utilizar correctamente los guiños para esa situación:

* Guiño izquierdo encendido: No me sobrepases. Viene un auto de frente.

* Guiño derecho encendido: Podés sobrepasarme. Camino despejado.

El uso invertido no sólo es incorrecto, también puede generar confusiones peligrosas. Quien interprete el guiño izquierdo como permiso para adelantar puede encontrarse con que el conductor, en realidad, estaba avisando que iba a doblar a la izquierda.

A pesar de que la regla es sencilla, todavía hay muchos conductores en la ruta que siguen utilizando el código de manera equivocada.

Para reforzar esta tendencia, el Distrito Tucumán difundió un folleto claro y sencillo – el cual se adjunta con este envío-, donde se resalta que el código correcto está explicado en el artículo 42 de la Ley Nacional de Tránsito (24.499): “Para indicar a los vehículos posteriores la inconveniencia de adelantarse, se pondrá la luz de giro izquierda, ante la cual los mismos se abstendrán del sobrepaso”.

Conducción a la defensiva

Este concepto se refiere a la aplicación de técnicas de manejo de vehículos para evitar accidentes a pesar de los actos inseguros y acciones incorrectas de los demás y de las condiciones adversas, teniendo en cuenta que más del 90% de los accidentes sin causados por fallas humanas o actos inseguros de los conductores.

Ante todo, un conductor debe ser precavido y tiene que saber lo que está sucediendo alrededor del vehículo, recorriendo con la mirada adelante, atrás y a los lados. Con esta acción se puede prevenir los posibles errores o maniobras imprevistas de los conductores, peatones o pasajeros, o las condiciones extremas (visibilidad, camino, clima).

Por tal motivo, se recomienda que si otro conductor desee imponer su prioridad se la ceda, puesto que es mejor ser prudente en exceso que sufrir consecuencias de usuarios irresponsables.

Evite quedar encerrado entre vehículos. Mantenga y busque un amplio espacio respecto de ellos. En caso de enfrentarse a un accidente inevitable, reduzca la velocidad lo más posible, evada los objetos fijos sólidos como árboles, puente o columnas. Es preferible ir a una zanja, contra una baranda de contención o hacia la zona de camino. Y sobre todo, evite chocar de frente, un impacto lateral amortigua el golpe: Gire hacia la izquierda o derecha, no bruscamente para no sufrir un vuelco.

En caso de encontrarse con un vehículo que viene sobrepasando a otro en sentido contrario al suyo, probablemente el conductor calculó mal la distancia de sobrepaso, y se encontrará sin espacio suficiente para completar la maniobra. Quien circula correctamente por su carril deberá realizar una acción evasiva segura a tiempo para evitar la colisión de frente. Debe soltar el pie del acelerador, aplicar suavemente el freno y arrojarse a la banquina, dejando que el vehículo sobrepasante continúe por el pavimento.