Solicitan pelotas y alimentos para la merienda de chicos que asisten a la Escuela de Fútbol Ranchos de la Virgen de Luján

21 octubre, 2019 Leido: 15

Solicitan pelotas y alimentos para la merienda de chicos que asisten a la Escuela de Fútbol Ranchos de la Virgen de Luján


Tras el exitoso recital brindado por el líder de la banda Attaque 77, Mariano Martínez, en instalaciones de La Casona, a beneficio de la Escuela de Fútbol Ranchos de la Virgen de Luján, miembros de la escuelita visitaron nuestros estudios y mencionaron cuales son las necesidades para continuar funcionando en el barrio.

Sergio Rodríguez, fundador de la escuela sostuvo: “estamos muy contentos por el resultado del show, pero la persona y la calidez con la que los recibió fue increíble. Pudimos compartir con él una charla hermosa y fue lo más importante de la noche”, dijo en referencia al encuentro mantenido con Martínez.
En cuanto al funcionamiento de la escuela en sí, Rodríguez explicó que la misma fue creada hace seis años. “Comenzamos con mi esposa, creo que la pelota atrapa chicos y con el deporte podes formar y aportar valores a ellos que son importantes. Funciona en mi casa, en Emilio de la Calle 1421. Van más de 95 chicos de 5 a 13 años. Después de cada entrenamiento les damos la merienda. Vamos armando de a 30 chicos, para que puedan ir entrando por grupos. Se empezaron a sumar, trayendo amigos, vienen del barrio y de otros. Esto es de lunes a viernes. Son mucha cantidad de chicos. Van a partir de las 17.30, porque el predio no tiene luz, entonces trabajamos con la luz del día. A veces un poco más temprano”.
El creador de esta escuela de fútbol barrial, agregó que “son muchos chicos y todo el día me piden la pelota, por lo que dura poco. Entonces el elemento deportivo hace falta siempre. Son 95 y tenemos menos de 10 pelotas”, indicó.
Por su parte, una de las colaboradoras, Mónica Morcillo, remarcó la importancia de que los chicos están acompañados, contenidos y acompañados. “El sostén de la merienda es con la colaboración de la gente. Necesitamos que sea lo más saludable posible, porque muchas veces no hay cena en sus casas y además necesitamos también pelotas para que jueguen”, dijo.